Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los restos del Espirito Santo, abocados a terminar en manos de un fondo americano

Lone Star pagará 750 millones por Novo Banco

Nuevo logo del Espírito Santo tras la transformación en Novo Banco.
Nuevo logo del Espírito Santo tras la transformación en Novo Banco. EFE

Un fondo privado sin gran trayectoria en gestión de bancos, Lone Star, se quedará con los restos del imperio portugués del Espírito Santo. Pagará 750 millones de euros por un banco que en tres años ha perdido 5.700 millones de euros y al que se ha inyectado 4.900 millones del Fondo de Resolución.

El tiempo pasa y cada vez las ofertas son peores por Novo Banco. En agosto de 2014, el Gobierno y el Banco de Portugal decidieron crear una nueva fórmula para salvar una quiebra bancaria: crear un banco bueno (Novo Banco) con los activos sólidos del Espírito Santo y dejar todo lo malo en el que era hasta entonces el primer banco privado del país, con una cuota del 16%. Además, para consolidar su posición se inyectó 4.900 millones del Fondo de Resolución de la Banca, un dinero que, en principio, se recuperaría con la futura venta del Novo Banco.

En el primer concurso de ofertas, en agosto de 2015, el banco de Portugal suspendió la adjudicación porque el dinero ofrecido no cumplía las expectativas; en la segunda intentona, las ofertas aún han sido peores, pero el Banco de Portugal y el Gobierno han dido seguir adelante, pese a las voces de los partidos que apoyan al Ejecutivo (PC y Bloco de Esquerda) Gobierno para que se nacionalice.

Si en el primera puja, las ofertas chinas eran las favoritas, en esta ocasión competían los fondos norteamericano Apollo y Lone Star. La designación ha recaído sobre este segundo, un fondo privado sin experiencia en banca y que en Portugal se había adjudicado tres centros comerciales de la inmobiliaria española Chamartín.

Lone Star ofrece 750 millones por Novo Banco y promete una inyección de otros 750 millones si fuesen necesarios. La adjudicación no es definitiva, según hace constar el Banco de Portugal, si no que es "la entidad mejor colocada para finalizar con éxito el proceso negociador tendente a la adquisición de las acciones de Novo Banco y decidió convidarlo para profundizar en las negociaciones". En esas negociaciones hay dos condiciones espinosas, la creación de un posible banco malo dentro de lo que era el banco bueno, para apartar los activos conflictivos, y, sobre todo, una garantía del Estado de 2.500 millones de euros para hacer frente a imprevistas desvalorizaciones, algo que el Gobierno no va a aceptar.

El pago de 750 millones de euros, significa que el sector bancario, a través del Fondo De Resolución, va a tener que asumir las pérdidas de más de 4.100 millones de euros, lo que va a debilitar más un sector que está en plena reconversión. Caixa Geral de Depósitos, 100% pública, deberá asumir el 23% de esa cantidad, mientras recibe más de 5.000 millones de recapitalización pública, despide a 2.200 personas y cierra cientos de oficinas. Novo Banco también tendrá que despedir a muchos de sus trabajadores; BCP ha caído bajo el dominio chino-angoleño; BPI es del español CaixaBank, así como el banco con mayores beneficios del país, el Santander.