Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empresa familiar da un suspenso rotundo a la política

Los empresarios ven la situación económica con más optimismo que la política

El presidente en funciones, Mariano Rajoy.
El presidente en funciones, Mariano Rajoy.

La incertidumbre, por la falta de Gobierno y la incapacidad de ponerse de acuerdo, pasa factura. Las empresas familiares han endosado un rotundo suspenso a la situación política española, con una nota del 1,79 sobre 9, algo peor que el 2,08 del barómetro del año pasado por estas mismas fechas. Aún así la cifra más baja de la serie es la de 2014, cuando los empresarios otorgaron a la situación política un escaso 1,08. Así consta en la encuesta interactiva anual presentada en el XIX Congreso de la Empresa Familiar que se celebra este lunes y martes en A Coruña.

No es así, sin embargo, en la apreciación sobre la evolución económica, que los empresarios familiares aprueban con un 5,31, la misma nota que el año pasado. Los empresarios, en ese moderado optimismo, piensan mantener o incrementar las plantillas en unos porcentajes parecidos, según la encuesta interactiva que han presentado esta mañana en el inicio del Congreso.

Unidad de mercado

Como principal prioridad, los empresarios piden al nuevo Gobierno que se forme que lleve a cabo una simplificación administrativa y medidas para la unidad de mercado. Ambas propuestas quedan  algo por delante de un pacto en Educación. Ya más atrás en las prioridades de los empresarios figuran una reforma laboral, una reforma del sistema de financiación autonómica y la consolidación fiscal.

Sobre el crecimiento de la empresa al que se refirió el Rey, los empresarios presentes creen que la mejor manera de ayudar es un mercado de trabajo flexible y eficiente, por delante de la mejora de la calidad del capital humano, la disminución de las barreras regulatorias y la fiscalidad moderada.

En su opinión, por otra parte, creen de forma abrumadora que habrá un moderado aumento de la actividad con una limitada creación de empleo y que sus empresas esperan un crecimiento de la cifra de ventas. En ambos casos mejoran las perspectivas del año anterior. De la misma forma, la mayoría (un 74%) prevé elevar sus inversiones, probablemente por las mejores condiciones de financiación bancaria. Precisamente, el 71% piensa que no se plantea recurrir a nuevas formas de financiación.

Más información