Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosa del Río, pasión por la información económica

La periodista riojana, directora de El Nuevo Lunes, fallece en Madrid

Rosa del Río
Rosa del Río

Yo también puedo escribir hoy los versos más tristes… y, como en el poema de Neruda, "tiritan, azules, los astros a lo lejos", por tu ausencia, Rosa.

Tras muchos años de lucha contra un cáncer maldito, Rosa del Río Cabrerizo, directora de El Nuevo Lunes, ha fallecido hoy en Madrid. Y cuesta, cuesta mucho, hacer la semblanza de una compañera a la que quieres, con la que has tenido tantas vivencias, compartido buenos ratos y abrazado esperanzas en ese planeta del periodismo económico que ha vivido tiempos mejores y por el que ella tenía una verdadera pasión.

Rosa del Río era pura vitalidad y lo fue hasta que no pudo más. Nacida en Logroño era una riojana íntegra, siempre dispuesta a arrimar el hombro por cualquier causa y cualquier compañero. Se hizo periodista porque lo llevaba en la sangre y, además, se doctoró en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, en cuya facultad impartió durante un tiempo un máster de periodismo económico. Fue profesora de esta materia en la Universidad San Pablo-CEU. También se había licenciado en Geografía e Historia y diplomado en Economía.

Muy preocupada por su gremio formó parte activa de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), de la que fue presidenta entra 1992 y 1996 y con la que ha seguido colaborando hasta la actualidad. Durante su carrera dejó muchos amigos, tanto entre sus colegas como entre las fuentes ministeriales, sindicales y empresariales a las que dedicó tantas horas.

La pasión que le caracterizaba la llevó a escribir Periodismo económico y financiero (Editorial Síntesis), un amplio trabajo en el que disecciona la información económica. Basado en su experiencia y con un máximo rigor, la obra se erigió como un instrumento imprescindible para los periodistas que se dedican o quieran dedicarse a este tipo de información, una especialidad que se ha convertido en uno de los pilares de cualquier medio de comunicación, pero que es relativamente joven: comenzó a tomar peso cuando, en 1973, los pioneros del sector crearon la actual APIE y luego ocupó un espacio especifico que antes no tenía en los diarios generalistas en la transición, empezando por EL PAÍS.

Pese a las sucesivas operaciones a las que se sometió por la enfermedad seguía al pie del cañón al frente del semanario El Nuevo Lunes, uno de los medios más veteranos de la prensa económica en el que comenzó la aventura con Pepe García Abad, editor también de El Siglo. Esta misma semana una carta firmada por ambos nos recordaba los 35 años de la publicación y de la encuesta sobre transparencia informativa a los que participamos en ella.

Hoy puedo, podemos muchos, escribir los versos más tristes, Rosa.