Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El banco malo pierde 302 millones en 2015 por cambiar a tipos de interés fijo

Sareb cerró el ejercicio con 3.161 millones de patrimonio negativo

Jaime Echegoyen, presidente de la Sareb
Jaime Echegoyen, presidente de la Sareb

Sareb, el llamado banco malo donde se acumulan activos tóxicos de la banca, quiso protegerse de las continuas fluctuaciones de los tipos de interés. En 2013 contrató una cobertura, un producto financiero conocido como swap, para mantener los intereses de los bonos que había emitido dentro de una horquilla. Sin embargo, con el contexto de tipos bajos la prudencia le está saliendo cara: solo en 2015 le ha costado 302 millones en gastos financieros que no tendría que haber abonado con los tipos actuales del mercado.

El banco malo, que tiene como accionistas al Estado y la mayor parte de los bancos, emitió obligaciones y valores en los ejercicios 2012 y 2013, referenciados a un interés variable. "Debido al elevado volumen de la operación y con el fin de reducir la elevada exposición y el consiguiente riesgo para la Sociedad frente a una posible subida en el tipo de interés, el 2 de agosto de 2013 la Sociedad contrató un swap de tipo de interés", explica en su memoria anual.

Elevado coste del 'swap'

Ese producto de cobertura que se contrató en 2013 fijaba la deuda a unos tipos de interés fijos en un rango de entre el 0,491% y el 3,145% anual. La idea era transformar parte del endeudamiento de la sociedad desde los tipos variables con los que se emitieron los bonos a un tipo fijo. "En contrapartida la operación suponía renunciar, por la parte y el periodo de tiempo cubiertos, al eventual beneficio derivado de una bajada de los tipos de interés de referencia", reconoce.

La contrapartida a la que se arriesgó con esas coberturas se ha cumplido, en especial el año pasado: los tipos de interés de han desplomado y la entidad no se ha podido aprovechar de lleno. Parte del coste de este swap ha sido imputado a la cuenta de pérdidas y ganancias: 113,2 millones en 2014 y 302 millones en diciembre de 2015. Pero además, la bajada de los tipos tiene un impacto negativo de 2.591 millones en el patrimonio neto de Sareb, que se irán traduciendo en pérdidas efectivas si se mantienen los tipos bajos.

Patrimonio negativo

Sareb cerró 2015 con un patrimonio neto negativo de 3.161 millones, en parte por las operaciones de cobertura y en parte por las necesidades de capital derivadas del nuevo marco contable que entró en vigor el pasado año, que forzó un saneamiento adicional de 2.044 millones.

Los accionistas de Sareb aprobaron ayer convertir en capital deuda subordinada por 2.170 millones, según explicó en una nota la compañía presidida por Jaime Echegoyen. Tras ello, la estructura de los recursos propios de Sareb queda constituida por 953 millones de capital y 1.429 millones en obligaciones subordinadas.