Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno dice que CaixaBank duplicó las comisiones de tarjetas

El Ejecutivo cree que en ciertos casos la tasa de dos euros dañó a la banca online.

Argumenta que el cobro de dos euros castigaría a los clientes de pueblos pequeños

Un hombre saca euros de un cajero automático.
Un hombre saca euros de un cajero automático. EFE

El Gobierno ha publicado hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el Real Decreto-ley que regula las comisiones por la retirada de efectivo en los cajeros automáticos. En el futuro, cuando un cliente acuda a un cajero de una entidad ajena, el dueño de la máquina pondrá una tasa, que no está limitada, y será el máximo que le podrán cobrar a un usuario. Solo una comisión y no dos, como ocurría ahora en ocasiones. En el BOE se justifica así la nueva normativa: “Frente al modelo anterior en el que el cliente pagaba al emisor una comisión por retirada de efectivo, ahora, en algunos casos, ha de retribuir al dueño del cajero y a su entidad emisora. Esto supone, en definitiva un incremento de las comisiones soportadas por los clientes bancarios por este concepto que en algún caso es superior al 100%”.

De esta forma hace una velada referencia a la decisión de CaixaBank de cobrar dos euros a los no clientes que acudieran a su cajero. No obstante, cuando la entidad catalana instauró los dos euros, dejó de repercutir los 0,65 euros de tasa que antes recibía del banco emisor de la tarjeta, aunque éste siguió cargando una tasa a sus clientes por lo que se duplicaron las comisiones.

El Gobierno admite que el cliente tenía la opción de escoger otros cajeros “que no cobren comisión y, por tanto, aminorar o eliminar el impacto”, pero reconoce que “de consagrarse este nuevo modelo, esta opción será cada vez más difícil de ejercitar”. No hay que olvidar que tras la decisión de CaixaBank, el Santander y el BBVA anunciaron que también cobrarían dos euros a los no clientes, lo que suponía que casi la mitad de las máquinas serían de pago fijo. “Esto repercutirá más significativamente a los clientes que operan en localidades pequeñas con menor número de cajeros, a los de entidades con un ámbito de actuación limitado a una región o a los de banca por internet”, dice el Ejecutivo. También recuerda que “el impacto de esta cuestión es especialmente relevante teniendo en cuenta que se realizan casi 18.000 retiradas de efectivo por cajero en un año”.

Doble comisión a crédito

La nueva normativa dispone una situación en la que sí puede haber doble comisión: cuando el cliente retire dinero a crédito en un cajero ajeno. “La entidad emisora de la tarjeta podrá aplicar al cliente un importe adicional por este concepto. En todo caso, dicho importe no podrá ser superior al que aplique al cliente por la retirada de efectivo a crédito en sus cajeros”. Esta limitación es importante porque la retirada a crédito es la operación más cara que se puede hacer en los cajeros.

El BOE resalta “el carácter de urgencia de una nueva regulación” porque obtener efectivo “representa el 74% del total de operaciones realizadas con cajeros”, que suman 50.479. Esta cifra supone 10.300 cajeros menos de los que había en España en 2008.

Las nuevas reglas de juego deberán entrar en vigor “antes del 1 de enero de 2016”, lo que supone que los bancos podrían aplicarlo durante este año. Las comisiones de los dueños del cajero se deberán comunicar al Banco de España y a la Comisión Nacional de la Competencia. Este organismo deberá realizar un informe para antes de junio de 2016 y enviarlo al Ministerio de Economía con los detalles “sobre los acuerdos o decisiones de las entidades de crédito para la determinación y aplicación de la comisión por la retirada de efectivo con tarjeta”. Competencia será clave para evitar abusos.