Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empresarios chinos niegan que el país esté en crisis pese a la caída bursátil

Prevén que la “confianza plena” de los ciudadanos hacia el Gobierno chino evitará que el PIB caiga por debajo del 7%

Un grupo de empresarios con el español Emiliano García Coso, director del curso" China y América Latina, una relación estratégica"
Un grupo de empresarios con el español Emiliano García Coso, director del curso" China y América Latina, una relación estratégica"

La fuerte caída de las dos principales bolsas chinas, Shanghái y Shenzhen, desde principios de semana no parece desmotivar a los empresarios del país asiático. El CEO de la empresa Boduo Enterprise –especializada en alimentación y té, con más de 40.000 personas a su cargo- y el director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Anhui (provincia del este de China) han coincidido en negar que su país esté sufriendo una crisis económica: “Estamos en desaceleración, pero mantendremos el crecimiento del 7% sobre el PIB”.

Con motivo de un encuentro sobre las relaciones estratégicas entre China y Latinoamerica en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander este martes, Fan Hesheng, director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Anhui, ha apuntado que la existencia de un partido único –el Partido Comunista- en China tiene una serie de “ventajas” para “paliar los problemas económicos que puedan surgir”, así como “las amenazas externas”.

Al respecto de las importantes caídas en las dos principales bolsas chinas y su repercusión a nivel internacional, Fan ha apuntado que la economía china “depende principalmente de la confianza de los ciudadanos y de la demanda interna”. Tong Yu, CEO de Boduo Enterprise, ha respaldado al académico al asegurar que “el yuan no fluctua libremente y la influencia exterior no es tan importante. “La devaluación se ha debido a su rápido crecimiento, no es un instrumento para mejorar la economía”, ha querido justificar Tong.

Durante toda la rueda de prensa, en la que estaba previsto que interviniera el director creativo del gigante asiático Alibaba y que finalmente no ha comparecido a pesar de estar presente por “problemas con el Gobierno chino”, ambos ponentes han alabado el poder que tiene el Partido Comunista para gestionar su propia economía sin verse afectado por lo que suceda en el resto del mundo. “Tenemos nuestra propia forma de democratizar y dar libertades y se seguirá ese modelo en el futuro”, apunta Fang.