Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alierta, reelegido presidente del Consejo para la Competitividad

El 'lobby' de grandes empresas españolas impulsa un nuevo consejo iberoamericano

El presidente de Telefónica, César Alierta
El presidente de Telefónica, César Alierta EFE

La asamblea general ordinaria y extraordinaria del Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), celebrada este martes en Madrid, ha aprobado el informe de gestión correspondiente al ejercicio 2014 y ha reelegido, por unanimidad, a su actual presidente, César Alierta, (presidente de Telefónica) para un nuevo mandato de dos años, según el lobby que aglutina a 17 grandes empresas y al Instituto de Empresa Familiar.

Alierta preside el CEC desde su constitución en febrero de 2011, cuando las grandes empresas españolas decidieron sumar compromisos y esfuerzos para aportar propuestas orientadas a mejorar la competitividad, impulsar la recuperación económica y fortalecer la confianza internacional en España.

Además de César Alierta, del CEC forman parte Isak Andic (Mango), Ana Botín (Banco Santander), Antonio Brufau (Repsol), José Manuel Entrecanales (Acciona), Isidro Fainé (La Caixa), Dimas Gimeno (El Corte Inglés), Francisco González (BBVA), Antonio Huertas (Mapfre), Pablo Isla (Inditex), José Creuheras (Grupo Planeta), Florentino Pérez (ACS), Rafael del Pino (Ferrovial), Juan Roig (Mercadona) e Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola), así como Fernando Casado, director general de la organización y representante del Instituto de Empresa Familiar (IEF).

Tras la asamblea, el CEC ha desarrollado su reunión mensual, en la que se ha anunciado la creación del Consejo Iberoamericano para la Competitividad y Productividad (CICP), que celebrará su reunión constituyente el próximo 6 de julio en México, bajo la presidencia del mandatario de este país, Enrique Peña Nieto. El nuevo Consejo Iberoamericano, al que se han unido una quincena de empresas españolas, contará con la presencia de grandes conglomerados empresariales de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México, Perú, Panamá, Portugal, Uruguay y Venezuela, entre otros países del área de influencia.

Alierta preside el CEC desde su constitución en febrero de 2011, cuando las grandes empresas españolas decidieron sumar esfuerzos

En noviembre del pasado año, el grupo de emrpesarios presentó el informe, hasta la fecha, más ambicioso que han realizado. Hizo público el informe España 2018, un plan de choque con medidas de carácter económico e institucional que permita la creación de 2,3 millones de empleos hasta 2018, y la reducción de la tasa de paro por debajo incluso del 11%. Entre otras cosas, CEC pidió que se aumentara el número de inspectores laborales, se incentive fiscalmente la transición hacia contratos formales, y se cambien las actitudes frente al fraude. Los empresarios sostuvieron que con estas propuestas se pueden aflorar 827.000 empleos sumergidos hasta 2018, lo que redundaría en una recaudación fiscal adicional cercana al 1% del PIB.

Apoyo a los emprendedores

Ya en el ámbito de la economía española, el asunto estrella de la reunión del CEC ha sido la presentación del primer informe sobre la contribución de las empresas miembros del think tank a la consolidación del ecosistema emprendedor en España.

Entre las principales conclusiones del informe sobre el impacto de las políticas activas desarrolladas por las empresas del CEC para apoyar el emprendimiento en España cabe destacar que estas iniciativas han impulsado la creación de casi 21.000 empleos y han tenido un impacto superior a los 1.600 millones en términos de PIB, gracias a una inversión directa de 653 millones durante el pasado año 2014.

El 'lobby' de las grandes empresas

  • 15 miembros. El Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC) está formado por 15 compañías (entre ellas, Telefónica, El Corte Inglés o Santander) y el Instituto de la Empresa Familiar.
  • Un tercio del PIB. La facturación del grupo de empresas del lobby equivale al 35% del PIB español y emplean a 1,7 millones de trabajadores.
  • Hoja de ruta 2018. El año pasado publicaron su informe más ambicioso: ofrece recetas para crear 2,3 millones de empleo hasta 2018.

La inversión en estas políticas va en aumento, con una estimación superior a 700 millones de inversión directa para 2015, que atraerá otros 1.300 millones en recursos ajenos, según las proyecciones realizadas.

El poder dinamizador del tejido empresarial que realizan las grandes empresas se refleja en la compra de productos y servicios a empresas españolas. Las empresas del CEC contrataron en 2014 con unos 320.000 proveedores nacionales, lo que supone el 74% de sus suministros y un gasto cercano a 72.000 millones de euros. Alrededor del 60% de esta partida proviene de pequeñas y medianas empresas. Más de 2.200 profesionales de estas empresas se dedican, total o parcialmente, a actividades para fomentar el emprendimiento.