Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Campaña europea de recogida de firmas para acabar con el ‘roaming’

Los convocantes quieren que acabe con el recargo por llamar desde otro país de la UE

Un pasajero habla por su teléfono móvil delante de un panel informativo.
Un pasajero habla por su teléfono móvil delante de un panel informativo.

Un grupo de asociaciones de ciudadanas y de consumidores han anunciado el lanzamiento de una campaña a nivel europeo de recogida de firmas digitales para que se elimine a finales de este año el roaming, el sobreprecio que cobran las compañías por el uso del móvil desde un país de la Unión distinto al del usuario.

La petición se dirige a que se haga cumplir la resolución adoptada por el Parlamento Europeo hace un año que ponía fin el roaming o tarifa de itinerancia el 15 de diciembre de 2015. Dicha decisión fue revocada por el Consejo Europeo, bajo la presión de las operadoras, y se demoró hasta al menos mediados de 2018 el fin del roaming, aunque abrió una negociación con la Eurocámara para establecer una mejora de las condiciones y unos precios máximos.

La campaña, lanzada bajo el lema Zero Roaming, pide a los ciudadanos que firmen una petición digital a través de la página www.change.org/zeroroaming contra “un injustificado sobrecoste que atenta contra el Mercado Interior europeo, afecta a los derechos de los ciudadanos, y constituye la última frontera de Europa”.

Las organizaciones promotoras de la campaña son: Eixo Atlántico, la entidad transfronteriza que agrupa a las 38 principales ciudades y entidades de la Eurorregión Galicia –Norte de Portugal; la Red Ibérica de Entidades Transfronterizas (RIET): la Organización de Consumidores y Usuarios de España (OCU) y la Asociación Portuguesa para la Defensa del Consumidor (DECO). Además, la campaña cuenta con el apoyo de la Organización Europea de los Consumidores (BEUC).

La campaña coincide con la reunión entre Parlamento, Comisión y Estados miembros en la que deben avanzar sustancialmente las negociaciones sobre esta cuestión, con vistas a alcanzar un acuerdo antes de verano. La última propuesta de Letonia, que ostenta la presidencia de turno europea, apuesta por mantener el roaming pero obligando a las operadoras a ofrecer una asignación básica de itinerancia anual de 100 minutos de llamadas de voz entrantes y salientes, 50 mensajes de texto y 100 MB de datos (equivalente a alrededor de 300 mensajes de correo electrónico con archivos adjuntos).

Para las organizaciones convocantes el problema del roaming afecta a un gran parte de la población europea, tanto turistas, como estudiantes en el extranjero, empresarios, trabajadores desplazados y ciudadanos que habitan en las poblaciones de las fronteras internas de la Unión Europea.

“Lamentablemente, la posición de los Estados miembros, especialmente la de los Estados del sur de Europa como España y Portugal, ha frenado la propuesta del Parlamento, anteponiendo los intereses de las operadoras a los de los ciudadanos y pretende retrasar de manera injustificada la eliminación del roaming hasta el año 2018”, señala el comunicado conjunto.