A dónde exportó España en 2014

La eurozona concentra el 50% de las ventas, pero EE UU y los países asiáticos ganan peso

La diversificación geográfica, aumentar las exportaciones fuera de la Unión Europea, es el objeto de deseo de la política comercial española de los últimos años. Las perspectivas de un crecimiento lento en la Zona euro contrastan con el aumento de la demanda en América del Norte, y de forma singular, con la expansión de las economías emergentes de Asia y América Latina. Los últimos datos de Aduanas, publicados este miércoles, reflejan sin embargo que es un proceso lento y dispar.

Las ventas a Estados Unidos, consolidado como sexto mercado de las exportaciones españolas, ganan peso, como también lo hacen algunas economías asiáticas (China, Japón y Corea del Sur) o Marruecos. Pero el frenazo en economías de América Latina (Brasil, Argentina y Venezuela) y Oriente Próximo en 2014 penaliza las ventas fuera de la UE, de modo que el año pasado supusieron el 36,6 % del total, proporción que en 2013 llegó al 37,6 %.

Francia (15,7 % del total), Alemania (10,4 %), Portugal (7,5 %) e Italia siguen constituyendo el mercado básico para las exportaciones españolas. Pero si en 2007 estos cuatro países aglutinaban el 47 % de las ventas de mercancías al exterior, el año pasado apenas sumaron el 40 % de las exportaciones españolas. El quinto mercado es también europeo, Reino Unido (6,9 %). Es aquí donde aparece ya Estados Unidos (4,4 %), pero con una dinámica más favorable que la británica: mientras las ventas a Reino Unido apenas han crecido un 15,6 % desde 2007, el ritmo del crecimiento de las exportaciones a EE UU es mucho más elevado (un 43 % más que siete años atrás). 

El aumento de las exportaciones a Estados Unidos es uno de los objetivos prioritarios de la Secretaría de Estado de Comercio, con las negociaciones del nuevo tratado de libre comercio entre EE UU y la UE en el horizonte. Otro acuerdo comercial, el ya en vigor con Corea del Sur, está detrás del incremento de las exportaciones a este país, el mayor avance en los últimos siete años: se ha pasado de poco más de 500 millones en 2007 a rozar los 2.000 millones en 2014.También experimentan crecimientos sostenidos las ventas a Japón y China.

Más información

Por el contrario, las ventas a Brasil, uno de los mercados emergentes prioritarios para el comercio español, se han resentido en el último año (se vendió un 13 % menos), aunque el valor de las exportaciones al gigante latinoamericano duplica con holgura el registrado antes de la crisis. El retroceso de las exportaciones a América Latina fue generalizado con el caso extremo de Venezuela (-40 %) y la excepción de México (un 9 % más en 2014). La caída de venta también fue acusada en Oriente Próximo y países africanos (salvo Marruecos), regiones en las que la exportación española había avanzado de forma notable en los últimos años.

En las importaciones de mercancías, el panorama es más estable: en 2014, Alemania se consolidó como el país que más factura a España (32.000 millones, un 12 % del total), pero todavía está muy lejos de los niveles alcanzados antes de la crisis (más de 43.000 millones). Francia el segundo país que más exporta a España (29.000 millones), mientras que China (19.766 millones) sí ha aprovechado la crisis para desbancar definitivamente a Italia (15.546 millones) del tercer puesto. Los que también ganan cuota en el mercado español, son algunos de los principales exportadores energéticos (Argelia, Nigeria o Arabia Saudí), que casi duplican ya la facturación a España en comparación con 2007. En el último año, el aumento del consumo ha compensado en parte la caída del precio internacional del petróleo y el gas. Rusia, inmersa en el conflicto con Ucrania, es la única excepción: sus ventas a España cayeron un 27 % respecto a 2013.   

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción