Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho motivos por los que cae la velocidad de Internet en el móvil

La CNMC explica las razones por las que los terminales no se conectan con la rapidez esperada

Tres modelos de tres marcas de smartphone.
Tres modelos de tres marcas de smartphone.

¿Por qué la velocidad de conexión a Internet en el móvil en ocasiones se reduce? ¿De qué depende que cargar una página sea una cuestión de segundos o se convierta en una tarea imposible? El lugar de la conexión, el momento o si el usuario está dentro o fuera de casa son determinantes. La Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC) en su blog recoge los ocho principales culpables de ralentizar el funcionamiento de Internet en los terminales.

1. La tecnología móvil

Lo primero es la cobertura. Encontrarse en una zona donde llega la señal 4G, 3G o 2G determina cuál es la máxima velocidad que nuestro dispositivo móvil va a alcanzar.

2. El tipo de banda en que se transmite

Las ondas radioeléctricas se propagan mejor en frecuencias bajas (banda 800MHz), lo que determina una mejor cobertura en el interior de los edificios, así como un acceso más rápido a internet desde el móvil. Aunque las frecuencias más altas (2600MHz) tengan más capacidad, la propagación es peor y también empeora la cobertura en interiores.

3. La capacidad de la red

A mayor capacidad de la red, más velocidad puede se puede alcanzar. Las antenas se conectan a la red troncal mediante un tramo que se conoce como backhaul o red de retorno. Si la velocidad de Internet en el dispositivo se ralentiza, puede que el problema no esté en la propia red móvil, sino en la poca capacidad en el backhaul, que funciona como un embudo.

4. La cantidad de usuarios

Cada usuario tiene que compartir la capacidad de la antena móvil con los demás. Intentar llamar justo después de la última campanada que recibe al nuevo año puede convertirse en una batalla. Con la conexión a Internet también ocurre: cuantos más usuarios intentan conectarse a la vez, menor es la velocidad. En sitios con multitud de gente, como en conciertos, puede ser dificl dar con cobertura.

5. La distancia a la antena

La lejanía respecto a la antena también afecta a la velocidad máxima que se puede conseguir.

6. Estar en movimiento

La Universidad Técnica de Lisboa ha elaborado una simulación con un único usuario: un peatón perderá la conexión en un radio de 1,6 kilómetros respecto a la antena. Y si el usuario va en coche o está en el interior del edificio, ese radio se hace todavía más pequeño y se perderá antes. 

7. El tipo de servicio

Enviar un WhatsApp o hacer una videoconferencia por Skype no es lo mismo. La capacidad que necesita la red móvil, que debe distribuirse entre todos los usuarios, cambia según el tipo de servicio demandado, que acaba afectando al resto de usuarios conectados en ese momento.

8. La capacidad del terminal móvil

No todos los móviles son iguales y el terminal debe ser compatible con la tecnología de la antena. Los de la calidad del servicio móvil están recogidos por el Ministerio de Industria y también se pueden consultar en las webs de las operadoras.