Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fondo planta cara a Villar Mir y lanza una oferta alternativa por Colonial

Brookfield anuncia que controla el 46% de la deuda a corto plazo y propone un plan para reestructurarla. Se ofrece a acudir a una ampliación de capital y controlar el 30% o más

El control de Colonial está en el aire. No parece tan claro que el empresario y presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, vaya a poder hacerse con la mayoría de las acciones a través de su grupo. El fondo canadiense Brookfield ha lanzado una oferta alternativa, que ha sido incluida junto a la documentación para la junta de accionistas del próximo lunes. La firma señala que se han convertido en el principal acreedor de la inmobiliaria y plantea un sistema para reorganizar la deuda y la posibilidad de acabar por controlar incluso más del 30%, lo que le obligaría a lanzar una oferta por toda la empresa, lo que no rechaza.

El Grupo Villar Mir parecía destinado a controlar Colonial. Esta semana anunció que había comprado a Royal Bank of Scotland (RBS) un paquete de acciones del 19,3% de su capital por 43,67 millones de euros. Aceleraba así su entrada en Colonial, donde esperaba ampliar su presencia en la ampliación de capital prevista a finales de mes, en la que se aseguraba un voto a favor de dicha operación, tras la que sería accionista mayoritario. Ahora hay otra posibilidad encima de la mesa: que el fondo Brookfield controle toda la inmobiliaria.

"Hemos adquirido o celebrado contratos para adquirir aproximadamente 46% del importe debido bajo el Préstamo. Por lo tanto, somos en la actualidad el mayor acreedor de la Sociedad y tenemos un gran interés en el resultado de las discusiones en curso sobre la restructuración de Colonial", señala el fondo de inversión. Brookfield ofrece reestructurar la deuda a corto plazo, que asciende a 1.803 millones, en cuatro tramos. Los dos primeros se pagarían a través de ventas. Los dos últimos, sin garantías, tendrían una fecha de vencimiento en 2016. Y el fondo asegura que está dispuesto a "subordinar su crédito, ofreciéndose a asumir una participación más que proporcional de los tramos C y D, permitiendo así a otros prestamistas gozar de preferencia a efectos de distribución de pagos", ofrece.

Después, el fondo asegura que se pagarían los dos primeros tramos de deuda con las ventas de participaciones de Société Finciére Lyonnaise (1.050 millones en total), se hipotecaría el tercer tramo y para financiar el cuarto, el tramo D, se llevaría a cabo una ampliación de capital, donde Brookfield compraría "una participación significativa". Que no descarta que pudiera ser superior al 30%, lo que le obligaría a lanzar una oferta pública de adquisición. "Disponemos del capital necesario para hacer frente a dicha oferta, de ser requerida", señala en la documentación entregada al regulador.