Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

S&P mejora la perspectiva del ‘rating’ de BBVA, Caixabank y otros tres bancos

La agencia mantiene en 'negativo' las de BFA-Bankia, Popular, Sabadell, Kutxabank y NCG

La agencia de calificación crediticia Standard and Poor's (S&P) ha elevado de "negativa" a "estable" la perspectiva del rating de los bancos BBVA, Caixabank, Ibercaja y Cecabank y la de las filiales españolas de Barclays, Deutsche Bank y BNP Paribas. También ha mejorado la perspectiva de ola calificación de Bankinter, que pasa de "estable" a "positiva", y mantiene en negativo la de BFA-Bankia, Popular, Sabadell, Kutxabank y NCG Banco.

La agencia indica que esta decisión no afecta al Santander ni a su filial Santander Consumer Finance ya que los ratings de ambas entidades se encuentran desde el pasado 22 de noviembre en revisión con implicaciones positivas. S&P explica que la revisión de la perspectiva de BBVA, Barclays, Deutsche Bank y BNP Paribas está relacionada con la mejora de esa perspectiva de España, que la semana pasada fue revisada al alza desde "negativa" a "estable".

La mejora de las perspectivas de Bankinter, Caixabank, La Caixa, Ibercaja y Cecabank se debe, por su parte, a que los riesgos que se observaban en el entorno operativo de España han disminuido. Asimismo, S&P ha precisado que no ha tenido en cuenta en su decisión el anuncio por parte del Gobierno el pasado viernes de la modificación de la normativa sobre ingresos fiscales y las características de ciertos activos fiscales diferidos de las entidades financieras españolas. En las próximas semanas comunicará si considera que su impacto afecta a la valoración de la solvencia de los bancos españoles.

"Progresos significativos"

La calificadora de riesgos destaca que los bancos españoles han realizado "progresos significativos" en el reequilibrio estructural de sus perfiles de financiación en un contexto de estabilización de la solvencia soberana.

En este sentido, S&P ha subrayado el incremento de los depósitos, lo que supone un aumento de las fuentes estables de financiación para el sector, que se ha beneficiado desde principios de 2013 de una "pronunciada caída de los costes de los depósitos domésticos", mientras que la dependencia de fondos externos se ha reducido notablemente, ya que la emisión en los mercados internacionales de capitales continúa siendo limitada.

"Además, destacamos que la dependencia neta de los bancos de los fondos del Banco Central Europeo (BCE), aunque todavía elevada (unos 234.000 millones) tiende a reducirse desde los máximos de agosto de 2012", añadió la agencia.

No obstante, S&P advierte de que la corrección de los precios de la vivienda en España continuará en 2014 y 2015, mientras la actividad en el país seguirá siendo modesta, aunque considera que las entidades españolas ya han asumido la mayor parte de las pérdidas relacionadas con el estallido de la burbuja inmobiliaria .

"Creemos que la recuperación económica será modesta y gradual, liderada por las exportaciones (...) De este modo, la debilidad de la demanda doméstica continuará ejerciendo presión sobre la solvencia de los agentes del sector privado", añade la agencia, que no espera que el sistema financiero español logre reducir el volumen de sus activos problemáticos hasta 2015.

A pesar de que entiende que el entorno operativo en España está mejorando, S&P mantiene la perspectiva negativa para una serie de instituciones debido a que considera que hay factores específicos de los bancos, relacionados especialmente con la fortaleza del capital, que podrían afectar negativamente a las evaluaciones actuales de esas entidades.