Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REFORMA FINANCIERA

El PP saca adelante la Ley de cajas y fundaciones con el apoyo del PNV

Detalle de varias monedas de euro sobre una mesa. EFEArchivo Ampliar foto
Detalle de varias monedas de euro sobre una mesa. EFE/Archivo EFE

La Comisión de Economía y Competitividad del Congreso ha aprobado hoy con competencia legislativa plena el proyecto de Ley de cajas y Fundaciones bancarias al contar con los votos a favor del PP y del PNV.

El PSOE ha votado en contra y CiU se ha abstenido porque en opinión del diputado, Josep Sánchez Llibre, el resultado de la negociación "no ha sido lo positivo que esperaban".

La formación catalana cree "indispensable" que en los futuros patronatos estén presentes las entidades fundadoras y defiende un mayor peso de los gobiernos autonómicos a pesar de que las cajas amplíen su negocio a otras regiones.

Por su parte, el PNV ha votado a favor de la norma tras alcanzar "un acuerdo satisfactorio" con el PP por el que ha conseguido incorporar a la norma 4 enmiendas, y 3 transaccionales, entre las que destaca una que "reconoce la competencia autonómica sobre el régimen de fundaciones".

Además, según el texto pactado, las fundaciones bancarias no se verán en la obligación de crear un Fondo de Reserva, un aspecto importante para el PNV, ya que de constituirse dicho fondo, en los términos inicialmente previstos en la Ley, "pondría en serio peligro" la obra social de Kutxabank, según han dicho.

Según se establecía inicialmente en la norma, las fundaciones con una participación superior al 50 % tenían que presentar en su plan financiero una estrategia de diversificación de inversiones y gestión de riesgos que evite la concentración de activos.

También deberían tener un Fondo de Reserva para hacer frente a posibles necesidades de recursos propios y garantizar la liquidez.

Asimismo, el PNV ha logrado incorporar cuatro enmiendas más al proyecto de ley, entre las que destaca una que "reconoce la competencia autonómica sobre el régimen de fundaciones".

Otra pretende dejar clara la no necesidad de que las cajas que hubieran de transformarse en fundaciones hagan modificaciones necesarias pese a continuar siendo cajas durante el periodo que transcurra hasta su transformación.

La norma que fue aprobada por el Gobierno establece que las cajas que ejerzan su actividad mediante un banco o las que tengan una participación en una entidad de crédito de al menos un 10 % deberán transformarse en fundaciones bancarias antes de finales de 2014.

Además, la ley, que da cumplimiento a los compromisos adquiridos en el Memorándum de Entendimiento (MOU), incluye un nuevo marco jurídico para las cajas, que volverán a su actividad natural, centradas en el negocio minorista y en su ámbito territorial.

Durante la defensa del proyecto, el diputado del PP José López Garrido ha dicho que la norma "hace posible que las cajas sigan existiendo", y que al despojarlas de su labor financiera centrarán toda su actividad en la obra social.

También desde el PP, el diputado Sebastián González ha considerado que la ley va a contribuir a que vuelva a fluir el crédito, gracias a que las cajas quedarán gestionadas "con los máximos niveles de profesionalidad, transparencia y eficiencia".

Por el contrario, el portavoz socialista, Valeriano Gómez, ha explicado que su grupo ha votado en contra porque el diseño de la estructura del protectorado y de quién debe ejercer esa condición, en el ámbito de las cajas de carácter regional, "no está suficientemente clarificada".

Tampoco está de acuerdo con el régimen de incompatibilidades, ya que, aunque acepta que se extremen las exigencias de profesionalidad, no le parece bien que se haga tanto como en la ley.