Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pisos pequeños tiran del mercado

El sector residencial confía en que el último trimestre compense un año muy difícil.

Vista del Salón Vivienda de Madrid.
Vista del Salón Vivienda de Madrid.

 Los ahorradores con dinero a plazo fijo empiezan a mover su dinero hacia la compra de viviendas, generalmente para su puesta en alquiler. La sensación es que el mercado inmobiliario inició a la vuelta de las vacaciones de verano una cierta reactivación alentada por la compraventa de viviendas de segunda mano, que son las que más han ajustado su precio. “En Madrid hay muchas viviendas de segunda mano de menos de 100.000 euros que han despertado el interés de mucha gente”, asegura María José Yagüe, directora de Básico Homes. “Suelen comprarlas inversores que, tras una reforma, las ponen en alquiler para jóvenes que no pueden acceder a la compra. También hay matrimonios que las adquieren para sus hijos”.

“Sí. Hay más alegría. Esperamos un último trimestre que nos arregle el año, que ha sido muy lento y difícil”, coincide Álvaro Marcos, director comercial de Roan Madrid. “Además, en este sector el último trimestre siempre es en el que más operaciones se cierran, pero este año tiene que ser el mejor, especialmente porque la sensación de mejora no solo está en el cliente, sino también en el lado del propietario”. Roan oferta inmuebles que van desde los 43.000 euros que cuesta un piso en el barrio madrileño de Orcasitas hasta un inmueble valorado en 2,6 millones de euros ubicado en la urbanización de lujo La Finca, en Pozuelo de Alarcón.

Básico Homes y Asesoramiento Inmobiliario Roan han participado junto a una quincena de entidades en el Salón Vivienda de Madrid, celebrado el pasado fin de semana en el Pabellón de Convenciones de la Casa de Campo. Una buena oportunidad para tomar el pulso al mercado y conocer en una visita lo que se oferta.

En el salón se presentaron más de 15.000 pisos nuevos y de segunda mano en la Comunidad de Madrid y viviendas en costa, con descuentos de hasta el 50 % del precio inicial. “La gente busca más por precio que por zonas. Hay cosas interesantes, sobre todo de segunda mano. Hay demanda, aunque el cliente está esperando a que el inmueble se ajuste a los nuevos precios. También hay productos que ya no pueden bajar más”. Para la directora de Básico Homes, “hoy por hoy, el que manda en el mercado es el cliente. Es el que dice lo que está dispuesto a pagar, y cuando llegas a ese precio, compra”.

Liberbank, el banco constituido por el Grupo Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria, oferta activos de promotores y de particulares que han sido embargados por entidades financieras. Vende, entre otros, inmuebles que salieron al mercado inicialmente a precios de entre 250.000 y 300.000 euros y que ofrece actualmente por 92.000. Son despachos profesionales asentados sobre suelo industrial que permiten uso residencial. “La gente viene al salón con expectativas: hay desde inversores hasta familias, y se interesan por todo. Muchos vienen buscando chollos, a veces en zonas prime, que no existen”, indica un portavoz de la entidad.

Un matrimonio de pensionistas ha acudido a la feria en busca de un piso de dos dormitorios para su hijo en la zona sur de la capital. “Se ha separado, está pagando la hipoteca del chalé en el que viven su exmujer y mi nieta y no recibe ayudas porque dicen que tiene vivienda, pero no vive en ella y, por tanto, es como si no tuviera casa”, explica la mujer, que prefiere no desvelar su nombre. “Llevamos mucho tiempo buscando y dudamos entre comprar y alquilar, pero siempre con un precio aceptable”. Ella y su marido están dispuestos a pagar entre 400 y 500 euros mensuales de alquiler o a comprar un piso de entre 130.000 y 150.000 euros. “Queremos que sea amplia para que mi nieta no se sienta agobiada. Ya hemos hablado con el banco. Tenemos para dar una entrada y nos financiarían el resto”.

Una pareja joven que ha recorrido varios stands se muestra desanimada. Buscan un piso de tres dormitorios y dos baños. Los dos tienen empleo, incluso disponen de algún dinero ahorrado. “No llegamos. Los pisos muy baratos no tienen de nada, ni ascensor, ni calefacción…, y entre los nuevos parece que no hay sin piscina ni pádel, algo que no necesitamos, pero que hace que seguramente sean más caros”, explica uno de ellos. “Los de los PAU nos parecen mal comunicados y por nuestra renta no podemos acceder a viviendas de protección pública básica (VPPB)”.

“Sí hay chollos”, asegura con rotundidad René Pérez, asesor de Cávaca Inmobiliaria. La sociedad oferta en la Costa de la Luz (Cádiz) viviendas de dos habitaciones con vistas al mar desde 49.000 euros. El inversor tiene garantizado por la promotora el pago completo del alquiler del inmueble durante un año si no consigue arrendarlo en los dos primeros meses. Pérez también percibe un repunte de las ventas en este último trimestre. “Entre un 60 % y 70% de los compradores son extranjeros, especialmente franceses y suizos, que se suman a ingleses y alemanes”.

Ana Muñoz es directora de Marketing de Getsa, sociedad comercializadora de la promotora Level, de la gestora de comunidades de bienes Woss e inmuebles procedentes de entidades financieras. “Si tienes un producto que está en precio, se vende. En promociones de Level que tenemos en la costa hay ocasiones en las que vendemos cuatro pisos en un solo día, aunque las ventas en general dependen mucho de la zona, del precio y de las calidades”.

El suelo no se recupera

En cuanto a viviendas procedentes de cajas y bancos, los intermediarios consultados en el salón advierten que las entidades financieras no solo se rigen por el precio del mercado, sino también por las pérdidas que el inmueble les produce en el balance. “Es un tema de resultados. El mercado ha obligado a ajustar los precios y los bancos van haciendo lo que pueden”. Por lo que se refiere a la Sareb, la impresión es que, de momento, se siguen organizando. “Están haciendo las macroventas ya conocidas y empezando a sacar al mercado lo que ellos llaman obra en curso (viviendas terminadas, pero con algún trámite administrativo pendiente)”, indican. La sensación es que la vivienda de segunda mano de la Sareb es difícil de vender debido a los precios de transferencia.
El suelo es el producto inmobiliario cuyo precio más se ha desplomado. “La Sareb ha comprado suelo con descuentos del 80%”, recuerda una de las entidades. Según esta fuente, no hay financiación para desarrollarlo y ningún promotor se atreve a construir con fondos propios. Pero no faltan los promotores que están edificando sobre suelos de la banca, como Vía Célere en Madrid. Otros medios precisan que los suelos buenos que no estén con un proyecto es por algún problema en relación con su valor en balance.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información