Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BELLEZA

Telómeros, el nuevo test del envejecimiento

Fotografía cedida por NeoLife Clinic de una médico controlando la prueba de un paciente. Ampliar foto
Fotografía cedida por NeoLife Clinic de una médico controlando la prueba de un paciente. EFE

El paso del tiempo, esa losa sobre la que basculan belleza y salud, se puede ralentizar mediante un control exhaustivo de los telómeros, estructuras de ADN en los extremos de los cromosomas que son los biomarcadores más sensibles del proceso de envejecimiento del individuo.

"El acortamiento de los telómeros tiene una influencia de alrededor de un 30 por ciento en el proceso de envejecimiento del individuo", explica a Efe Estilo el doctor Ángel Durántez.

Este español, titulado en Estados Unidos en Age Management Medicine (AMM), está especializado en esta nueva técnica médica que aborda de una manera integral y científica el envejecimiento, restableciendo el balance metabólico y endocrino para prevenir las enfermedades relacionadas con la edad.

"No es una medicina estética ni cosmética, pero sí tiene un efecto directo sobre la belleza. Hablamos de un tratamiento desde el interior", explica este especialista en medicina deportiva.

Describe AMM como la medicina de las cuatro 'P': preventiva, personalizada, preactiva y predictiva", donde un TAT (Tecnología de Análisis Telomérico), entre otras metodologías, forma parte de la analítica personalizada que abordan en la clínica madrileña NeoLife, la única en Europa que aplica este nuevo tratamiento, según Durántez.

El acortamiento de los telómeros y su reducción expone a las células a mutaciones y, por tanto, a la aparición de enfermedades.

"Cuando una célula deja de funcionar se suicida o queda dependiente de los recursos de las que tiene alrededor. Cuando hay muchas en ese proceso es cuando aparecen las enfermedades relacionadas con el envejecimiento, que son casi todas las que firman los certificados de defunción en los países desarrollados", señala.

La medición de los telómeros, sin diagnosticar ninguna enfermedad, muestra "cómo están las células y hace una correlación con la edad biológica" del individuo.

El doctor Ángel Durántez, titulado en Estados Unidos en Age Management Medicine (AMM), que está especializado en el tratamiento de medición de los telómeros, una nueva técnica médica que aborda de una manera integral y científica el envejecimiento, restableciendo el balance metabólico y endocrino para prevenir las enfermedades relacionadas con la edad. ampliar foto
El doctor Ángel Durántez, titulado en Estados Unidos en Age Management Medicine (AMM), que está especializado en el tratamiento de medición de los telómeros, una nueva técnica médica que aborda de una manera integral y científica el envejecimiento, restableciendo el balance metabólico y endocrino para prevenir las enfermedades relacionadas con la edad. EFE

El estrés afecta de manera determinante a la salud e influye de manera decisiva en el acortamiento de los telómeros. También la falta de ejercicio o un estilo de vida inadecuado perjudican. "Depende de cómo te trate la vida y de cómo la trates tú", advierte Durántez.

Sin embargo, a través de un adecuado diagnóstico y tratamiento, aplicando los procedimientos de Age Management Medicine "los telómeros pueden alargarse", incide el especialista.

"El ejercicio es la mejor pastilla que existe. Es bueno para casi todo y tiene pocos efectos secundarios", apoyado en una dieta equilibrada y en suplementos nutricionales. El resultado se refleja en el exterior y en el interior.

Rosa Naranjo se muestra de acuerdo con esa máxima. Esta empresaria sevillana reconoce que comenzó el tratamiento para estar más "bella" y ha comprobado como mejoraba su salud.

"Siempre me he cuidado y he hecho deporte, pero tu cuerpo se va deteriorando cuando alcanzas cierta edad y necesitas un tratamiento específico. Tengo muy claro que nadie me va a ofrecer un cuerpo de sustitución y debo cuidar el mío", afirma.

Cuenta que aumentó su musculación y tomó suplementos nutricionales específicos. "Mejoró mi masa muscular, el beneficio sobre mi pelo y la piel fue notable y disponía de una energía inagotable", descubre orgullosa.

Naranjo dice con rotundidad: "No quiero envejecer de forma que no se me identifique la cara".

La actitud es determinante y está estrechamente relacionada con que las hormonas y los biomarcadores estén en el nivel correcto. "Con ello se consigue una belleza natural, saludable", explica Durántez.

"Cuando te sientes bien, te ves mejor y te ven mejor. Tu piel está más tersa, menos envejecida; el pelo está más fuerte; el tono muscular, el hábito postural cambian al tonificar la musculatura", explica el doctor.

Restablecer su salud y evitar pasar por el quirófano para fijar varias vértebras fue determinante para Carlos Álvarez, un economista con una alta dosis de estrés que después del tratamiento ha retomado su gran pasión: el alpinismo.

"Fortalecer mi espalda, adelgazar ocho kilos y reducir mi nivel de estrés ha sido fundamental para mi salud", confirma satisfecho después de volver a escalar cuatro miles.

El paso del tiempo es un hecho. El reputado gerontólogo británico, Aubrey de Grey dictaminó que "solo hay una enfermedad que se llama envejecimiento". Hipócrates sostenía que si supiéramos dar la dosis exacta de nutrición y ejercicio llegaríamos a la salud de las personas.

Ahora, la ingeniería genética, la investigación en células madre o la nanotecnología trabajan para alargar la vida. ¿Quién obtendrá la piedra filosofal?

Por Inmaculada Tapia.