Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Panrico se acoge al preconcurso de acreedores para renegociar su deuda

La compañía está en plena negociación de un ERE con los trabajadores

El grupo, propiedad del fondo de capital riesgo Oaktree, emplea a 400 personas

Pretende reducir plantilla en 1.900 empleados y rebajar sueldos hasta un 45%

La planta de Panrico en Santa Perpetua de Mogoda, Barcelona.
La planta de Panrico en Santa Perpetua de Mogoda, Barcelona.

La empresa Panrico está en preconcurso de acreedores. El fabricante de panadería y bollería industrial propietario de las marcas Donuts y Bollycao, con una plantilla de 4.000 trabajadores y una facturación anual de 500 millones de euros, ha decidido instarlo en los juzgados en un paso que "protege y defiende a la compañía de eventos forzados por terceros, al mismo tiempo que la dota de flexibilidad para buscar una solución real para la empresa", según ha señalado a través de un comunicado. Es decir, se da cuatro meses de tiempo y bloquea durante ese periodo la posibilidad de que algún acreedor fuerce el concurso.

El nuevo paso dado por la compañía llega tan solo tres días después que las plantillas de las seis fábricas de Panrico decidieran convocar una huelga a partir del próximo 7 de octubre si la compañía no les pagaba antes la nómina de septiembre.

La situación del grupo, propiedad del fondo de capital riesgo Oaktree, ha precipitado sus movimientos desde que Carlos Gila se hiciera cargo de la marca para reestructurarla e iniciar un plan de viabilidad consistente en el ahorro de 50 millones de euros y el despido de 1.900 empleados. Los argumentos que ofrece son su incapacidad para asumir los costes que mantenía hasta ahora y que le han provocado unas pérdidas acumuladas de unos 700 millones de euros desde 2008.

La compañía comunicó a los trabajadores a mediados del pasado mes que no podría asumir el pago de las nóminas de septiembre. O eso o no pagar a los proveedores, señaló, lo que supondría la paralización de sus fábricas. Después anunció los despidos y una reducción del salario de entre el 35% y el 45%, situación que actualmente estaba negociando con los sindicatos, que hasta el momento se han negado a mover sus posiciones.

Con el preconcurso, Panrico presiona un poco más a la plantilla pero mantiene abiertas las negociaciones para poder evitar una situación definitiva de concurso de acreedores. "Esta decisión es buena para la compañía en la situación en la que se encuentra y protege el camino a una solución consensuada que garantice la viabilidad de nuestra empresa", señala Panrico, que asegura que mantendrá las conversaciones con la banca y los proveedores de materia prima.

El Grupo Panrico, con sede en Esplugues de Llobregat (Barcelona), tiene fábricas en España -entre ellas Valladolid y Murcia- y Portugal, y desde hace más de 50 años comercializa pan y bollería con marcas como Pan Panrico, Donuts, Bollycao, Donettes, La Bella Easo y Qé!.