Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BRASIL TRANSPORTE

La contaminación de los vehículos en Sao Paulo causa 4.600 muertes al año

Un grupo de personas montan tabla este domingo 22 de septiembre de 2013, durante el evento "Skate run", en el marco de la celebración del Día Mundial Sin Automóvil, en Sao Paulo (Brasil). Ampliar foto
Un grupo de personas montan tabla este domingo 22 de septiembre de 2013, durante el evento "Skate run", en el marco de la celebración del Día Mundial Sin Automóvil, en Sao Paulo (Brasil). EFE

La contaminación causada por los vehículos que circulan en Sao Paulo causa cada año 4.600 muertes en la mayor ciudad brasileña, un número que triplica los fallecimientos por accidentes de tráfico, según un informe divulgado hoy en la celebración del Día Mundial sin Coches.

Según la investigación del Instituto de Salud y Desarrollo Sostenible, ese tipo de contaminación es responsable de la reducción de 1,5 años de vida de la población en la región metropolitana de Sao Paulo, que concentra en sus 38 municipios a más de 20 millones de personas.

El coste para la atención de pacientes tratados por enfermedades causadas por la contaminación de los vehículos, de acuerdo con el estudio, puede llegar cada año a los 1.000 millones de reales (336 millones de euros).

La directora ejecutiva del instituto, Evangelina Vormittag, dijo a Efe que las medidas adoptadas por el Municipio, como la adhesión hoy al Día Mundial sin Coches y el estudio que se lleva a cabo para implementar el cobro de peajes en el centro de la ciudad, son también un asunto de salud pública.

En el Día Mundial sin Coches, que acompaña a una jornada continua de 48 horas de actividades deportivas en calles, coliseos, parques y otros espacios de la ciudad, Sao Paulo restringió el tránsito de automóviles en sesenta calles y avenidas del centro para dar espacio a las bicicletas, patines y skates.

"Con la restricción del tránsito de vehículos y llevar a las personas a usar un transporte físicamente más activo, como las bicicletas o el simple hecho de caminar, existe una reducción de las tasas de colesterol y con un mayor control de la obesidad habrán menos enfermedades", apuntó Vormittag.

La falta de movilidad y el alto flujo de vehículos tienen, según la investigadora, efectos en los niveles de estrés y ansiedad de las personas, que pasan a tolerar menos el ruido y el tiempo perdido en los embotellamientos.

"Ese tiempo perdido en el tránsito podría ser aprovechado para el ocio, el ejercicio físico, la convivencia familiar o en más y mejores horas de sueños", manifestó.

El urbanista y profesor de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Sao Paulo (USP) Joao Sette Withaker dijo a Efe que el contexto de la ciudad "es problemático".

"El asunto de Sao Paulo es complicado porque estamos hablando de un modelo que fue durante un siglo permanente y pensado en su estructura en función del automóvil", subrayó Withaker.

Para el profesor, "cuando eso colapsa y comienza a perturbar a la clase media surge entonces la cuestión de movilidad en discusión y se descubre que el modelo de movilidad estructurado en los coches era insostenible".

Sin embargo, Withaker recomendó que no es el momento de pensar en una restricción permanente de vehículos en el centro de la ciudad, debido a que una propuesta en ese sentido sólo funcionaría con la mejora del servicio de transporte público.

"Este día (el Día Mundial Sin Coches) funciona como un señalizador de que se esta colocando esta perspectiva para un futuro", concluyó Withaker.