Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Novagalicia vende el banco EVO por 60 millones al fondo estadounidense Apollo

La operación incluye las 80 oficinas del grupo nacionalizado que ya operan con la marca

La crisis ha roto muchos moldes y el último es que un banco no tiene por qué ser vendido a un competidor, como había ocurrido siempre en España, sino a un fondo de inversión. En este caso, el fondo estadounidense Apollo Management International se ha quedado con EVO, la filial de Novacaixagalicia (NCG Banco) para operar fuera de la región, por 60 millones de euros. Para algunos expertos, esta decisión abre interrogantes sobre el futuro de la entidad comprada por el carácter especulativo que tienen los fondos, pero cuenta con el apoyo del Banco de España. Es la segunda vez (después del Banco Etcheverría, también vendido por NCG) en la que un inversor paga por una entidad financiera y no pide dinero para quedársela.

El precio supone valorar los recursos propios de EVO al 55% de la inversión. Es decir, se colocaron 109 millones de capital y se pierden 49 tras la venta. Es un descuento similar con el que cotizan otros bancos en Bolsa. EVO no está saneado: ha perdido 32 millones hasta junio de 2013 y no prevé estar en beneficios hasta 2014 o 2015, según sus propios cálculos. Su morosidad es cero, pero apenas concede créditos.

EVO es una entidad que nació hace año y medio para enderezar la ruinosa situación en la que estaba la red de oficinas de Novagalicia fuera de la comunidad, que perdió 600 millones en 2010. En tres años se ha cerrado el 85% de las sucursales (de 536 a 80 oficinas) y se ha perdido el 70% el empleo (de 1.955 a 600 empleados). Tras la depuración, EVO capta clientes urbanos a través del teléfono e Internet con atractivas ofertas por los depósitos. Es un modelo que recuerda a ING Direct, quizá porque César González-Bueno, el actual consejero delegado de NCG, fue el impulsor del banco naranja.

Novagalicia explicó que la operación se resolvió tras una subasta en la que pujaron cinco fondos, todos extranjeros. Apollo se ha comprometido a mantener los 600 empleos, aunque se desconoce qué hará con los ejecutivos. Por esta razón, los sindicatos valoraron positivamente la operación. Algunos partidos de la oposición criticaron las pérdidas que supone la venta y el hecho de que fuera vendido a un fondo extranjero desconocido.

César González-Bueno comentó que, tras la venta, NCG ha quedado “más limpia” para su venta en próximos meses. En declaraciones a la Radio Galega, destacó que el comprador es “fiable”, con un activo de 113.000 millones de euros, cotiza en la Bolsa de Nueva York, posee oficinas en todo el mundo y el planteamiento que presenta es de “consolidar, crecer, desarrollar el modelo” de EVO.

La venta está supeditada a que el Banco de España conceda ficha bancaria a EVO, algo que se da por hecho, ya que la Novagalicia es del Estado. EVO hizo esta petición en marzo pasado. Tras la separación de clientes, balance y servicios informáticos, los vendedores esperan que EVO sea independiente en enero.

Apollo adquiere EVO Banco “con la intención de reforzarlo, para que sea un banco estable e importante en el sistema financiero español”, según destacó NCG en un comunicado. Apollo prevé que EVO sea una plataforma de actividad financiera en España. Apollo acaba de adquirir Finanmadrid a Bankia y su fondo predecesor, Apollo EPF, compró AvantCard en 2011. Ha invertido 2.000 millones de dólares en los tres últimos años en España.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >