Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS PORTUGAL

El Banco de Portugal empeora las previsiones de la economía lusa

Manifestación de funcionarios en Lisboa (Portugal) contra las medidas de austeridad del gobierno. EFEArchivo Ampliar foto
Manifestación de funcionarios en Lisboa (Portugal) contra las medidas de austeridad del gobierno. EFE/Archivo EFE

El Banco de Portugal ha empeorado hoy de nuevo sus previsiones económicas y situó la caída del PIB esperada en 2013 en un 2,3 %, cuatro décimas más que su anterior cálculo y lo mismo que ya anunció el Gobierno.

En su Boletín Estadístico de Primavera, publicado hoy, el banco central luso empeora también sus proyecciones de desempleo y crecimiento de las exportaciones, consideradas pieza fundamental para el despegue económico de Portugal.

Los actuales pronósticos del banco emisor contrastan con los publicados hace un año, cuando para 2013 esperaba que el PIB no sufriese alteraciones ("crecimiento cero") y estimaba una subida de las ventas de bienes y servicios lusos al exterior del 4,4 %, aumento que ahora rebaja a la mitad.

De cumplirse las previsiones anunciadas hoy, Portugal acumularía tres años consecutivos de recesión con una caída de su economía superior al 7 %.

Aunque no divulga proyecciones sobre la tasa de paro, el Boletín de Primavera sí precisa que para el actual ejercicio se espera la pérdida de 153.000 empleos, equivalente a un 3,3 %.

Los pronósticos del Ejecutivo conservador luso, que comparten también la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), apuntan a que la tasa de paro media se disparará este año hasta el 18,2 %, dos puntos y medio más que en 2012.

El empeoramiento de las previsiones del Banco de Portugal se explica en su informe sobre todo por el desplome de la demanda interna, que podría caer en 2013 un 4,2 %, cuando hace un año se estimaba que el descenso sería del 1,6 %.

Las sombrías proyecciones económicas y la contestación social por las medidas de austeridad que sufre Portugal desde que pidió el rescate financiero en mayo de 2011 han llevado a la oposición lusa a reclamar al Gobierno un "cambio de rumbo" que ayude a impulsar el crecimiento y el empleo.

En los últimos seis meses el Ejecutivo conservador luso ha logrado que la UE y el FMI suavicen en dos ocasiones las condiciones del rescate, pero aún tiene previsto reformar el Estado para conseguir otro ahorro presupuestario de 4.000 millones de euros que rechaza la oposición.