Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colonial, Reyal, Martinsa, ACS, FCC y Sacyr suman pérdidas de 6.551 millones

Acciona gana 189 millones y se salva de una jornada negra para el sector del ladrillo

Varios edificios de viviendas en construcción
Varios edificios de viviendas en construcción EFE

La riada de resultados que las empresas cotizadas fueron presentando ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) conforme se acercaba la fecha límite del 28 de febrero mostraron un panorama negro en el sector del ladrillo. A excepción de Acciona, las grandes empresas del sector constructor e inmobiliario que esperaron hasta el último día del mes para revelar sus cuentas del pasado ejercicio mostraron sus resultados en rojo. Solo las pérdidas de seis de esas grandes empresas (ACS, Colonial, Sacyr, Reyal Urbis, FCC y Martinsa) ascendieron a 6.551 millones de euros.

Las ganancias de Acciona fueron la excepción en un día nefasto, pero la empresa presidida por José Manuel Entrecanales tampoco se ha librado de la crisis del sector. Los beneficios de la constructora, de 189 millones de euros, son un 6,26% menores que los obtenidos en 2011. La cifra de negocio creció un 5,5%, hasta 7.015 millones.

Las mayores pérdidas correspondieron a ACS, con 1.926 millones de euros

Las mayores pérdidas correspondieron a ACS, con 1.926 millones de euros, lastrada por las minusvalías de 1.312 millones por la venta del 12% de Iberdrola y el deterioro de otros 1.308 millones en derivados sobre la eléctrica. El beneficio bruto de explotación (EBITDA) creció un 33,3% hasta los 3.088 millones. El resultado neto ordinario cayó un 9,9%, hasta 705 millones. Gracias a la consolidación de la alemana Hochtief, la empresa presidida por Florentino Pérez logró elevar su cifra de negocio un 35% hasta un récord de 38.396 millones, de los que el 84% son ventas internacionales. Pero el gran logro del ejercicio fue la fuerte reducción de deuda a 4.952 millones, prácticamente la mitad que un año antes, de modo que ya supone solo 1,8 veces el EBITDA.

FCC perdió 1.027 millones, ahogada bajo el peso de los 1.146 millones dedicados a provisionar las correcciones en el valor de sus filiales Realia y Globalvía (con 372 millones), la revisión del fondo de comercio (352 millones), los negocios de construcción en el este de Europa (300 millones) y la reestructuración en el sector de la construcción y del cemento, con 204 millones de euros. La cifra de negocio cayó un 6%, hasta 11.152 millones. Con un nuevo plan estratégico en marcha, la empresa ha anunciado su voluntad de pasar página.

Sacyr, por su parte, responsabiliza de sus 977 millones en pérdidas a la revisión a la baja del valor de su 10% en Repsol, cuya acción sufrió un fuerte descenso durante el ejercicio por la nacionalización de su filial YPF por el Gobierno argentino. Según la empresa, sin los deterioros y provisiones la empresa hubiera obtenido un beneficio de 90 millones de euros.

En cuanto a las inmobiliarias, Colonial perdió 1.129 millones de euros durante el pasado ejercicio, frente a los parcos 15 millones de beneficio obtenidos en 2011. En el resultado de la inmobiliaria han pesado los 419 millones que la empresa ha dedicado a provisionar Asentia, su filial dedicada a activos no estratégicos y que lleva casi un año intentando vender. Las dificultades de la empresa, que tiene que renegociar su pasivo de 3.625 millones de euros este año, han atraído al grupo Villar Mir, que el miércoles anunció su interés en entrar en el capital de la inmobiliaria.

Reyal Urbis, que el 19 de febrero anunció el segundo mayor concurso de acreedores de la historia de España, perdió 910 millones durante el pasado ejercicio, frente a los 374 millones que perdió en 2011. La empresa redujo su volumen de negocio un 58,5% durante el año, para cerrar en algo más de 136 millones de euros.

Martinsa, protagonista del mayor concurso de acreedores, sufrió unas pérdidas de 582 millones, casi idénticas a las de 2011, que ascendieron a 584 millones.