BPI EMERGENTES

Los bancos de la zona del euro reducen sus préstamos a economías emergentes

Un empleado de la Casa de la Moneda de Hamburgo (Alemania) muestra una moneda de dos euros despedazada. EFE/Archivo
Un empleado de la Casa de la Moneda de Hamburgo (Alemania) muestra una moneda de dos euros despedazada. EFE/ArchivoEFE

Los bancos de la zona del euro han reducido el préstamo hacia las economías emergentes por el deterioro de su solvencia con la intensificación de la crisis de endeudamiento, según el último informe trimestral del Banco de Pagos Internacionales (BPI), publicado hoy.

El banco de los bancos centrales ya ha observado esta tendencia desde hace tiempo.

En su informe trimestral de marzo, el BPI dijo que los créditos a las economías emergentes, sobre todo a Europa del Este, África y Oriente Medio, caían por primera vez en diez trimestres.

Asimismo, en diciembre de 2011, el BPI señaló que la reducción de los préstamos de los bancos de la zona del euro a empresas y hogares en mercados emergentes europeos intensificaba la ralentización económica de esta región.

En un nuevo estudio, a partir de las estadísticas bancarias internacionales del BPI, Stefan Avdjiev (BPI), Zsolt Kuti (Banco Magyar Nemzeti) y Elod Takáts (BPI) identifican los principales factores tras esta caída e identifican factores específicos del sistema bancario nacional.

El estudio del BPI dice que "los bancos de la zona del euro fueron responsables del 70 % de la caída atribuida a factores nacionales".

Por el contrario, la proporción correspondiente durante el periodo posterior a la crisis de Lehman Brothers fue aproximadamente del 40 %.

Los autores "sugieren que la contracción más reciente del crédito bancario transfronterizo guardó una estrecha relación con el deterioro de la solvencia de los bancos de la zona del euro".

El crédito bancario transfronterizo a los mercados emergentes disminuyó considerablemente en el segundo semestre de 2011, conforme se intensificaba la crisis de la zona del euro.

Los resultados también sugieren que "la tensión del sector bancario en la desaceleración de finales de 2011 estuvo desproporcionalmente más concentrada en los bancos de la zona del euro que en sus homólogos del resto del mundo".

El BPI, cuya sede se encuentra en la ciudad suiza de Basilea, identifica "diferencias significativas entre las conductas observadas en las cuatro principales regiones de economías emergentes".

En la Europa emergente, la caída en el préstamo bancario transfronterizo tras la quiebra de Lehman Brothers fue más suave que la media.

En la segunda mitad de 2011, las economías emergentes europeas sufrieron la mayor caída de los flujos bancarios transfronterizos entre las regiones emergentes.

"De hecho, la caída del préstamo a finales de 2011 fue comparable a la contracción tras la quiebra de Lehman Brothers en la Europa Emergente", según el BPI.

El crecimiento del préstamo también se situó muy por debajo de la tendencia media en la primera mitad de 2012.

Los bancos de la zona del euro fueron los principales responsables de esta caída, contabilizando más del 85 % de la contracción.

El aumento de sus niveles de tensión financiera contrajo el préstamo a las economías europeas emergentes durante este periodo más que tras la quiebra de Lehman Brothers.

Las economías emergentes asiáticas experimentaron una fuerte contracción del préstamo en el periodo posterior a Lehman, si bien se produjo una recuperación rápida y fuerte en comparación a la tendencia hasta finales de 2011.

América Latina registró solo un "una ralentización modesta del crecimiento del préstamo transfronterizo en la segunda mitad de 2011".

Aquí, algunos factores compensaron el efecto negativo en el préstamo de la región relacionado con la situación de los bancos de la zona del euro.

En Oriente Medio y en África las restricciones nacionales relacionadas con los bancos de la zona del euro también han desencadenado una caída del préstamo a finales de 2011 pero menor que en Europa.

Normas
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS