Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caja Cantabria complica el futuro de Liberbank

La decisión de no acudir a la Junta Universal retrasa la ampliación de capital de la entidad resultante de su fusión

Logotipos de Liberbank, Ibercaja y el grupo Caja 3.
Logotipos de Liberbank, Ibercaja y el grupo Caja 3. EFE

La decisión adoptada el jueves por el consejo de administración de Caja Cantabria de no acudir a la Junta General Universal de Liberbank que podría haberse celebrado este viernes retrasará, hasta el día 30 de octubre, el inicio de las medidas para ampliar capital vinculadas al plan de capitalización del banco constituido por la entidad de ahorro cántabra, por el Grupo Cajastur, y por Caja de Extremadura. Estos son los efectos de la decisión adoptada por el Consejo de la caja cántabra, que decidió no participar en la Junta Universal prevista para este viernes, por lo que ésta no se puede celebrar.

El presidente de Caja Cantabria, Eduardo Zúñiga, explicó que el consejo de administración no ha tomado ninguna decisión sobre el plan de capitalización de Liberbank, sino que ha decidido no asistir a la Junta Universal, que de esta forma, no se puede celebrar, porque quieren que se les amplíe la información sobre todo el proceso de capitalización y las medidas a tomar. En este sentido, Zúñiga reconoció que están "un poco disgustados" porque no disponen de la información que les "gustaría tener" si bien restó importancia a la decisión del consejo al señalar que se trata de un acto "un poco simbólico" para que atiendan sus demandas, y dijo que "no tiene más trascendencia".

El presidente de Caja Cantabria explicó que él mismo trasladó al presidente-consejero delegado del consejo de administración de Liberbank, Manuel Menéndez, que la entidad cántabra no acudiría a la Junta Universal, e incidió en que se trata de un acto "testimonial".

Por su parte, fuentes de Liberbank han señalado que la decisión del consejo de administración de Caja Cantabria de no acudir a la Junta General Universal, que según precisaron, no se convoca formalmente, tiene un efecto práctico "nulo". Al respecto las mismas fuentes explicaron que de haberse celebrado dicha junta este viernes, se podía haber anticipado en diez días la decisión sobre las medidas para ampliar capital, vinculadas al plan de capitalización del banco, medidas que serán tratadas en la Junta General Extraordinaria de accionistas convocada para el próximo 30 de octubre, por lo que únicamente se produce un retraso de diez días.

No obstante recordaron que el acuerdo de accionistas adoptado cuando se constituyó Liberbank estipula que las entidades que se integran en el grupo están obligadas a favorecer todas las acciones necesarias para cumplir con los requerimientos de capital que establece la Ley y en caso de no hacerlo se podrán exigir responsabilidades individuales y colectivas. De este modo, si alguna de las entidades que forman el banco tuviera la intención de bloquear u obstaculizar la ampliación de capital que sea necesaria, incurriría en responsabilidades.

Ampliaciones de capital

El consejo de administración de Liberbank ha incluido en la convocatoria de la junta extraordinaria de accionistas prevista para el 30 de octubre un complemento con el inicio de los trámites para futuras ampliaciones de capital, según informó la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) este pasado lunes, 15 de octubre. El banco fruto de la fusión de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura ha realizado este añadido en la convocatoria de la junta tras presentar al Banco de España un plan de recapitalización en solitario que incluye diversas palancas para cubrir el déficit de capital de 1.198 millones detectado por la consultora Oliver Wyman, entre ellas captar dinero en el mercado y dar entrada a inversores privados.

El proyecto encabezado por Manuel Menéndez ha presentado este plan en solitario después de que Ibercaja decidiera desmarcarse de la fusión con Liberbank y Caja 3 ante el desfase de capital de 2.108 millones que estimaba la consultora para las tres entidades unidas, frente a los 225 millones que establecía para la caja presidida por Amado Franco. De este modo, Liberbank solicitará a sus accionistas autorización, durante el plazo máximo de cinco años, para emitir valores canjeables con derecho a adquirir acciones en circulación de la sociedad y/o convertibles con derecho a suscribir acciones de nueva emisión de la sociedad y para garantizar emisiones de dichos valores realizadas por otras sociedades de su grupo.

Asimismo, pide atribución al consejo de la facultad de aumentar el capital en la cuantía necesaria, así como de excluir el derecho de suscripción preferente en la emisión de cualquiera de dichos valores. También pedirá autorización, durante el mismo plazo máximo, para emitir valores de renta fija y participaciones preferentes para garantizar emisiones de dichos valores realizadas por otras sociedades de su grupo, así como para aumentar el capital social hasta la mitad del capital social en la fecha de la autorización, con la atribución de la facultad de excluir el derecho de suscripción preferente.

Igualmente, solicita la admisión a cotización de los valores que pudieran emitirse en las bolsas de Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao, y pide autorización para realizar una oferta pública de venta, canje o suscripción de obligaciones convertibles y acciones de la sociedad.