Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vuelta de tuerca en Amper

El inversor Enrique Bañuelos llega con nuevos planes de negocio y de ajuste severo

Servicios de comunicación y control de Amper en el Metro de Madrid
Servicios de comunicación y control de Amper en el Metro de Madrid

Dicen que tan malo es quedarse paralizado por el miedo como echar a correr sin saber adónde. Amper, que hace tres años estuvo una vez más a punto de irse al garete, ha mejorado en plena crisis, en términos relativos, sus números y su rumbo, y vuelve a ser objeto de deseo tanto en pretendientes nuevos y queridos (Enrique Bañuelos a través de su brazo inversor Veremonte está desembarcando como máximo accionista en la tecnológica) como en pretendientes recalcitrantes y despechados (caso de Javier Tallada, que lo intento en 1999 con una OPA desde Radiotrónica; que se hizo en 2007, a través de Avanzit y durante breve tiempo, con el 8,7% de su capital, y que vuelve a figurar hoy como accionista de referencia en Ezentis, grupo que hace dos semanas ha adquirido el 5,7% de Amper).

Además, un viejo socio, Telefónica, que en 1982 llegó a tener el 100% de su capital, acaba de reducir, más por urgencias propias que por otra causa (se ha embolsado 1,98 millones) su ya exigua participación del 5,78% al 2,92%.

Nuevos propietarios y cambios singulares en el Consejo de Administración y en la dirección de la compañía. El presidente de Amper sigue siendo el que era, Jaime Espinosa de los Monteros, pero antes desde la condición de consejero independiente y ahora en representación de Veremonte España. Amper aprobó en mayo en un consejo extraordinario una ampliación de capital de 14,72 millones de euros que será íntegramente suscrita antes del 31 de diciembre por Veremonte, a un precio de 1,7 euros por acción. Adicionalmente, Bañuelos compró a Liberbank un 9,2% de Amper, también a 1,7 euros. Con estas operaciones, Veremonte se sitúa como el principal accionista de Amper, con una participación del 28,38%, seguido de los fondos de inversión Tvikap, con un 17,37%; y Ezentis, con el citado 5,7%.

El consejero delegado del grupo desde julio de 2010 Alfredo Redondo, impulsor del plan estratégico 2011-2013 de Amper, en el que se abordó un cambio radical en el grupo tecnológico, al sustituir unas políticas de corte defensivo frente a la desaceleración económica, que dieron al traste con la rentabilidad que registraba la compañía hasta 2009, por otras más activas y beligerantes, también cede su cargo a un hombre del Grupo Veremonte, Yago Méndez, pero continúa en la compañía como director general.

“Amper será muy distinta a finales de 2013”, afirma su consejero delegado

En el marco de la nueva filosofía auspiciada por Redondo, la tecnológica ha aprovechado 2010, 2011 y 2012 para reestructurarse en España para mejorar la rentabilidad y potenciar la salida al exterior. El actual plan prevé que Amper doble sus ventas y retorne a la rentabilidad en 2013.

Sin embargo, en el primer semestre de este año Amper registró unas pérdidas de 9,1 millones de euros, lo que supone incrementar en un 110% los números rojos de 4,35 millones contabilizados en igual periodo de 2011. Su cifra de negocios disminuyó también un 3%, hasta 160,42 millones. Un rasgo positivo en estos resultados ha sido el que el 79% de la facturación total del grupo haya correspondido al negocio internacional, frente al 53% que representaba en el primer semestre de 2011.

Amper argumentó, sobre estos resultados, que, gracias a la estrategia de diversificación geográfica y sectorial, búsqueda permanente de la eficiencia en costes y una apuesta firme por la innovación, ha podido contrarrestar la debilidad del mercado y la fuerte competencia generalizada y presentar unos resultados operativos (Ebitda) "sensiblemente" mejores que los presupuestados. En concreto, solo en el último trimestre la firma ha logrado un Ebitda de 7,6 millones. Los resultados de la tecnológica en el tercer trimestre, que aún tardarán algunas semanas en presentarse, van a estar en línea con los del primer semestre, según coinciden en señalar analistas que siguen el valor.

Amper ha corregido a la baja sus estimaciones iniciales para 2012. Las ventas, dicen, van a ser similares a las de 2011, con un ligero crecimiento, en su caso, aunque, pese a esta estabilidad, “el Ebitda tendrá un crecimiento de dos dígitos gracias, fundamentalmente, a los esfuerzos en mejorar la eficiencia y control de costes”.

¿Por qué ha decidido Veremonte, en este escenario, entrar en Amper? “Fundamentalmente”, según ha explicado a este diario el nuevo consejero delegado de la tecnológica, Yago Méndez, “por tres razones. Por su sector de actividad, que tiene recorrido pese a la crisis global y es muy complementario con las actividades presentes y futuras de Veremonte. Por su presencia internacional, con proyectos y know how (conocimiento tecnológico) españoles, sobre todo en América Latina, donde Veramonte está muy bien posicionada. Y, finalmente, porque Amper es una compañía cotizada, con unos precios interesantes en la situación actual, y que tiene recorrido al alza”.

“Nuestra estrategia en Amper”, prosigue Méndez, pasa por dar “prioridad al negocio en Latinoamérica y por mantener la presencia en España para potenciar desde aquí las relaciones entre China y Latinoamérica. Vamos a potenciar al máximo el último plan estratégico de Amper, apoyado en la internacionalización, la eficiencia, la diversificación y la innovación. A Latinoamérica irá destinada la mayor parte de nuestra ampliación de capital, porque allí tenemos gran potencial de crecimiento en segmentos de valor añadido para los que hace falta financiación”.

“El grueso de la ampliación de capital irá a Latinoamérica”, dice Yago Méndez

En los planes de la compañía, que se desarrollarán en función de la situación general de la economía y de la evolución de la propia empresa, figura sacar a cotizar una filial en América Latina, probablemente en Brasil, y abrir una nueva sede del grupo en Colombia. El crecimiento en América Latina lo confían, según el consejero delegado, al crecimiento orgánico del propio negocio de Amper, a joint ventures (acuerdos) con otras compañías para proyectos concretos y a operaciones corporativas mediante la integración de sociedades que aporten valor añadido al grupo.

Amper se ha hecho con dos importantes contratos este año, uno reciente, en septiembre, que supone su desembarco en India, y otro en junio, en Vietnam. En India, a través de su socio en India Mistral SolutionsPvt. Ltd, ha suministrado a Wipro Limited un sistema de gestión de comunicaciones críticas para la zona franca del puerto de Mundra, el de mayor extensión —más de cien kilómetros— del subcontinente indio. En Vietnam se ha hecho con un contrato para el suministro de equipamiento multimedia en el hogar digital al operador de televisión AVG.

La entrada de dinero de la mano de Veremonte va a permitir a Amper, que tiene en marcha expedientes temporales de regulación de empleo en España, abordar una nueva etapa impulsando un nuevo plan de negocio en el que se va a impulsar “un severo plan de ajuste” que “permitirá optimizar su estructura internacional y dar estabilidad a toda la compañía a largo plazo”. Estamos diseñando el plan de ajuste, explica Yago Méndez, con el objetivo de “reducir en al menos 10 millones de euros los costes estructurales en todo el grupo para 2013”.

El consejero delegado insiste en la ejemplaridad de los ajustes propuestos. “Son medidas temporales, pero imprescindibles, y estoy seguro de que dentro de un año Amper no tendrá nada que ver en cifras ni estructura con lo que es ahora”. Y no se trata solo de expedientes de regulación temporal de empleo como el anunciado en junio. “El Consejo de Administración no recibirá retribución en los próximos seis meses”, dice Méndez, y el equipo directivo ha sufrido ya una reducción del 40% en sus percepciones que se va a prolongar durante un año, “y está en línea con otros ajustes similares que se están haciendo en otras empresas del sector”.

Fe de errores

En una edición anterior de este artículo se afirmaba que el presidente de Amper es Jaime Lamo de Espinosa, cuando su nombre es Jaime Espinosa de los Monteros.