Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Ibercaja afirma que Bankia “no tenía que haber nacido”

Franco advierte de que la operación suponía un riesgo de "agusanar" al sector

El presidente de Ibercaja, Amado Franco.
El presidente de Ibercaja, Amado Franco. EFE

El presidente de Ibercaja, Amado Franco, ha reprochado al Banco de España su "afán" de no separar las entidades malas de las saneadas, y ha asegurado que "no se tenía que haber permitido la fusión de Bankia" ante el riesgo de "agusanar" la banca española. "Cuando hay manzanas buenas y agusanadas no se deben mezclar, porque si no acaban todas con gusanos", aseguró Franco en declaraciones a la Cadena Ser, para después agregar que de la fusión de Bankia "parten todos los males".

Para el presidente de Ibercaja, la situación que atraviesa el sector financiero se debe a que no se ha diferenciado entre entidades saneadas y las que no. "Fue un gran error no separar las ovejas negras del resto hace dos, tres o cuatro años", ha afirmado. Franco ha criticado por ello el corporativismo "mal entendido" de asegurar que toda la banca española era sólida, pues consideró que al final se ha "degradado" la imagen de todo el sector. "No todos somos Bankia", ha zanjado.

El banquero, además, ha defendido que la banca española está "bastante mejor" de lo que dicen los mercados y consideró que está "sobredotada" tras las provisiones exigidas para sanear el crédito promotor. En este sentido, ha cifrado en torno a 40.000 millones las necesidades de capital para las entidades con ayudas públicas, una cifra que también maneja Emilio Botín, presidente del Santander.

En cuanto a si se deben buscar responsabilidades por la crisis en Bankia, Franco se ha mostrado tajante: "Si hay dinero público: luz y taquígrafos". Eso sí, ha cuestionado que ahora sea el "momento adecuado", al considerar que puede que haya que esperar "un poco".

Sobre la fusión de Ibercaja con Liberbak, el banquero ha asegurado que las circunstancias "mandan" y la política del Gobierno para reestructurar el sector pasa por buscar el "menor" número de entidades y "mayo tamaño". "Las bodas tocan y a las bodas hemos ido", ha apuntado.