Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CAM afirma que sus cuotas participativas no valen nada

Unos 50.000 inversores pierden el 100% de lo invertido

Banco Sabadell mantendrá "contactos individualizados" con los afectados antes del verano

La CAM declara pérdidas de 1.800 millones y fondos propios negativos

Un cliente sale de una oficina de la CAM.
Un cliente sale de una oficina de la CAM.

Cerca de 50.000 inversores han quedado atrapados tras invertir en cuotas participativas de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). La entidad ha comunicado hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que cerró 2011 con patrimonio neto negativo, lo que equivale a una quiebra técnica y que sus cuotas participativas no valen nada. No obstante, el Sabadell mantendrá "contactos individualizados" con algunos clientes de Banco CAM de los que podría derivarse algún tipo de compensación condicionada.

La CAM está intervenida por el Banco de España y ha quedado vaciada de actividad financiera pues Banco CAM es propiedad del Sabadell. Desde su adjudicación en subasta pública (pendiente de aprobación por las autoridades), existe una clara separación entre Banco CAM y la Caja de Ahorros del Mediterráneo, que conserva su independencia pero sin ningún control sobre el negocio bancario que había gestionado.

Las cuotas son unos títulos similares a las acciones, pero sin derechos políticos. Solo la CAM las emitió y colocó en Bolsa, pero las fuertes pérdidas de la entidad les han quitado todo su valor. La CAM amortizará las cuotas, es decir, las dará de baja, de modo que se extinguirán perdiendo su valor. Unos 54.000 inversores eran titulares de cuotas participativas, según los últimos datos hechos públicos por la entidad, correspondientes al tercer trimestre de 2010. Las cuotas no pasaron a Banco CAM, sino que se quedaron en la CAM.

"A la vista de los datos contables de Caja de Ahorros del Mediterráneo las pérdidas imputables a las cuotas participativas de acuerdo con los criterios establecidos en el folleto de emisión han reducido el valor contable de las mismas a cero euros. En este sentido, el folleto de emisión prevé que como consecuencia de la compensación de pérdidas, los cuotapartícipes pueden llegar a perder todos sus recursos", indica la entidad ahora controlada por el Banco de España en un documento registrado en la CNMV.

"A juicio de los administradores provisionales, ni la normativa estatal, ni la autonómica, prevén la posibilidad de que la Caja no adopte los acuerdos relativos a la amortización de cuotas en los términos expuestos (por compensación de pérdidas)", señala la entidad, que da así por perdido el dinero de los inversores.

Las cuotas participativas cotizan en Bolsa desde el 23 de julio de 2008. Su valor de mercado era de 6,99 euros por título a cierre de 2010. El 9 de diciembre de 2011, la CNMV decidió suspender su negociación ante la reestructuración de la entidad. Para entonces, su cotización ya había caído a 1,34 euros. La CNMV dejó cotizar algún tiempo las cuotas cuando ya era obvio que no valían nada.

Fuentes del Sabadell señalan que desde Banco CAM "se mantendrán contactos individualizados con los clientes que hayan visto dañada su relación con CAM por el deterioro de inveriones financieras realizadas". Dichos contactos se realizarán durante las semanas inmediatamente posteriores al cierre de la operación y en cualquier caso, antes de verano, según fuentes de la entidad

La CAM ha incluido el reconocimiento de que sus cuotas no valen nada en sus cuentas de cierre de 2011 en la CNMV. En ellas se reflejan unas pérdidas de 1.800 millones de euros. Además, se han corregido las cuentas de 2010 para mostrar que el beneficio real era de 75 millones, menos de un tercio que el declarado inicialmente. Esas pérdidas en dejado el patrimonio neto de la entidad en negativo, lo que equivale a una quiebra técnica, por importe de 192.000 euros.

Sin embargo, el fondo de la obra social tiene aún 137,8 millones. La obra social dispone de 83,8 millones de tesorería y de 54,4 millones de inmovilizado afecto a la misma.

Los administradores provisionales de la entidad han elaborado un plan estratégico para el período 2012-2015 para la fundación especial resultante de la transformación de la caja, que desarrollará la actividad propia de la obra social. Este plan contempla un plan económico que considera viable la fundación especial en base, fundamentalmente, al mantenimiento de la situación excedentaria de liquidez de la actual obra social.