Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Seguridad Social cierra 2011 con seis centésimas de déficit

Santamaría se apoya en esta cifra para justificar decisiones "difíciles"

La Seguridad Social registró un mínimo déficit (668 millones de euros, seis centésimas del PIB) en el cierre de 2011. Es la cifra que ha avanzado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros celebrado esta mañana. El dato, que ha sido esgrimido por la vicepresidenta como prueba de que la situación es "más difícil" de lo que pensaban, coincide con el vaticinio que lanzaban todos los expertos y el propio Gobierno socialista en la última fase del año. No obstante, el resultado queda lejos de las previsiones que realizó el anterior Ejecutivo en los Presupuestos, cuando esperaban un superávit del 0,4% del PIB.

Se trata del primer desfase entre ingresos y gastos en el sistema de pensiones desde que la Seguridad Social dejó de financiar completamente la sanidad pública, en 1999. El aciago balance laboral de destrucción de empleo aún en 2011 ha deprimido los ingresos al tiempo que los gastos subían con fuerza por la existencia cada vez de más y mejores pensiones. Así, se ha producido un resultado con una desviación de casi medio punto respecto a lo previsto.

La vicepresidenta admitió que el anterior secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, ya les había comunicado en el traspaso de poderes que veía muy difícil alcanzar superávit en el conjunto del ejercicio, aunque añadió que el nuevo Ejecutivo no esperaba una desviación de tal calibre (en realidad, contemplando ya un escenario de déficit, la desviación es moderada).

La cifra, la primera que se conoce de las cuentas públicas en 2011, sirvió a Soraya Sáenz de Santamaría para justificar unas medidas -tanto las ya adoptadas como las que proyectan para los próximos meses- "más duras" de lo que proyectaba el nuevo Gobierno. No obstante, el grueso de la desviación del déficit no proviene de la Seguridad Social, sino de las comunidades autónomas, como ha reconocido el ministro de Economía, Luis de Guindos.