Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento Europeo fulmina el acuerdo de pesca con Marruecos

Con esta decisión, el acuerdo se anula automáticamente con lo que, a partir de mañana, los barcos europeos no podrán faenar en aguas marroquíes

El Parlamento Europeo ha votado en contra de la renovación por otro año del acuerdo de pesca entre la Unión Europea y Marruecos, que habría expirado en 2 meses. Con el rechazo del Parlamento Europeo el acuerdo se anula automáticamente con lo que, a partir de mañana, los barcos europeos no podrán faenar en aguas marroquíes. La Comisaria de Pesca, Maria Damanaki, ha emitido un comunicado tras la votación anunciando que pedirá a los ministros reunidos en el Consejo de Agricultura y Pesca de mañana que suspendan las actividades que realicen en el marco del acuerdo. El Ministerio de Medio Ambiente español ha emitido un comunicado expresando su rechazo al resultado de la votación en la eurocámara. En el texto se expresa su "apoyo y compromiso con la flota española que faena en el caladero marroquí" y ha señalado que está a la espera de saber los términos en los que la Comisión pedirá que se aplique el resultado de la votación.

La Unión Europea pactó con Marruecos en 2006 el pago de 36 millones de euros anuales a cambio de disponer de 119 licencias para pescar en aguas marroquíes, 100 de las cuales pertenecen a barcos españoles, la mayoría andaluces y de la islas Canarias. El acuerdo tenia una vigencia de 5 años y actualmente se encontraba prorrogado durante un año, hasta el 28 de febrero de 2012. La Comisión Europea quería prorrogarlo otro año más mientras negocia un nuevo acuerdo.

El informe que presentó el eurodiputado Carl Haglund, ponente del acuerdo en la Parlamento Europeo planteaba tres grandes problemas para su renovación:, La sobreexplotación a la que se estaban sometiendo los caladeros marroquíes y saharauis, la escasa rentabilidad económica que suponía para la Unión Europea y la falta de pruebas de que el acuerdo fuera beneficioso para el Sahara Occidental.

El rechazo supone un duro revés para la negociación del nuevo acuerdo, que la Comisión Europea está negociando con Marruecos. Damanaki ya ha expresado sus dudas sobre la viabilidad de un nuevo acuerdo, que deberá contemplar los tres temas problemáticos expuestos por Haglund. La Comisaria cree que Marruecos "deberá abordar estos temas si quiere un nuevo acuerdo". Sin embargo, antes de saberse el resultado de la votación, Haglund ya ha advertido que "un rechazo no debería verse como un movimiento hostil hacia Marruecos sino como una señal de que nos tomamos seriamente un tema muy importante".

Raül Romeva, de Iniciativa per Catalunya - Els Verds y miembro del grupo parlamentario de los verdes fue el único español que se manifestó en contra del acuerdo durante el debate que se celebró el lunes. Tras recordar los motivos para rechazar el acuerdo apostilló: "Seria bueno que por una vez este Parlamento no se arrodillara ante las presiones del gobierno marroquí". Romeva hacía referencia a la votación de finales de setiembre, cuando la eurocámara rechazó su propuesta de enviar el acuerdo al Tribunal de Justicia de la UE para que se pronunciara sobre su legalidad.

A su vez, la eurodiputada popular Carmen Fraga, presidenta de la Comisión de Pesca de la eurocámara ha lamentado el resultado de la votación, que ha atribuido a la infrautilización del acuerdo, mal negociado en 2006 por la Comisión Europea. Las pésimas gestiones llevadas a cabo por la Comisaria Damanaki han acabado, en su opinión, en un acuerdo muy costoso y que reporta pocos beneficios a la Unión Europea. Para Fraga, "el resultado es que quien paga el pato es el sector pesquero".

El acuerdo fue negociado por la Comisión Europea en 2006, cuando el Parlamento Europeo todavía no tenía competencias para vetar acuerdos pero tras el Tratado de Lisboa, la Eurocámara debe dar su visto bueno para firmar un tratado de pesca con otro país. La votación se ha decidido por un margen estrecho de votos. Frente a los 326 que han votado en contra, 296 lo han hecho a favor y 58 se han abstenido. La mayoría de los 54 eurodiputados españoles han votado a favor de renovar el acuerdo a excepción de ocho, que han votado en contra.