Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Un rumor infundado seca los cajeros en Letonia

El desmentido de las autoridades y los responsables de las entidades suecas afectadas no evitó la alarma entre la población

Un rumor infundado sobre eventuales problemas de dos bancos suecos en Letonia ha dejado secos los cajeros automáticos de las entidades Swedbank y SEB en el país bático. La información de que estas entidades tenían dificultades de solvencia corrieron como la pólvora a través de las redes sociales, lo que obligó a las autoridades del país a negar la noticia. Al final, la alarma bancaria desatada durante el fin de semana dejó sin efectivo a cerca de la mitad de los 298 cajeros que componen la red de ambos bancos. Un 10% del total siguen sin dinero, según ha reconocido el Swedbank después de que se retirasen unos 10 millones de lats en las últimas horas (14 millones de euros).

Los desmentidos de los bancos no evitaron que largas colas de letones preocupados se agolparan ante las máquinas dispensadoras de efectivo ante el temor a perder sus ahorros, sobre todo en los pueblos lejanos a Riga, la capital del país.

Letonia ha protagonizado una de las últimas incorporaciones a la eurozona y también está sufriendo los estragos de la crisis. De hecho, aparece por detrás de España y de Lituania como el tercer socio de la divisa europea con más paro con una tasa de desempleo superior al 16%. No obstante, no espera incorporar el euro hasta 2014, hasta cuando seguirá con su moneda nacional, el lat.

Los problemas que aquejan a su sector financiero han aumentado en los últimos tiempos, lo que incrementa el caldo de cultivo para alarmas como la registrada este fin de semana. El banco Swedbank, con una cuota del 20% del mercado, y el sueco SEB dominan el sector de la banca mediana en el país después de que el Krajbanka, heredero de la era post-soviética y con una larga historia de quiebras en su palmarés, cayera en bancarrota a principios de mes. En Lituania, las autoridades han tomado el control de esta entidad entre acusaciones de fraude contra sus antiguos responsables. Además, en 2008, el país tuvo que solicitar un rescate por parte del FMI y de la Comisión Europea después del colapso del segundo mayor banco del sector y el primero de capital nacional, el Parex bank. Desde entonces, las entidades escandinavas dominan el mercado bancario del país.

"Son rumores totalmente infundados que han surgido de una red social. La posición del banco es más que sólida", ha asegurado el portavoz del Swedbank, Thomas Backteman. Este responsable también advierte de que las falsas informaciones afectan a todo el sistema financiero sueco desde hace dos semanas, pero que se han recrudecido desde el viernes. Su directora en Letonia, Maris Mancinskis, ha publicado un comunicado a través de la web del banco en el que asegura que, además de infundados, los rumores son "absurdos".

En el texto también reconoce que la actividad registrada en sus cajeros ha sido inusual para un domingo por la tarde con el triple de operaciones de lo habitual. "Si un cajero se vacía, se rellena en un par de horas", añade la directiva en el comunicado, que sin embargo ha reconocido que del total de su red hay un 10% de ellos que aún no ha recuperado la normalidad.

El primer ministro de Letonia Valdis Dombrovskis también ha hecho un llamamiento a la calma. "Estos rumores carecen de fundamento. No hay ninguna razón para estar preocupados por el Swedbank. La difusión de estos rumores ha tenido como objetivo desestabilizar la situación en Letonia ", ha dicho esta mañana a los periodistas.

El supervisor bancario letón, el FKTK, ha anunciado la apertura de una investigación junto a las autoridades policiales para esclarecer el origen de los rumores, una actuación constitutiva de un delito penal. "Son solo rumores y no hay motivos para preocuparse por la situación financiera del banco", ha asegurado en un comunicado. El Swedbank cumple con los requisitos de las autoridades europeas con de capital de máxima calidad del 13,35%, por encima del mínimo del 9%, lo que le convierte en una de las entidades mejor capitalizadas de Europa.

Letonia, un país de 2,2 millones de personas, tiene una economía que mueve más de 19.000 millones de euros al año, según los últimos datos referentes a 2011 de Eurostat, la oficina estadística europea. Su PIB per cápita, en esta caso con datos de 2010, es de 8.000 euros.