Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

La banca europea recibió 1,6 billones de dinero público entre 2008 y 2010

El vicepresidente de la CE, Joaquín Almunia, aprueba prorrogar las ayudas durante 2012 por el agravamiento de la crisis

El sector bancario recibió un total de ayudas públicas de 1,6 billones de euros entre octubre de 2008 y diciembre de 2010 procedente de los países de la Unión Europea (UE), lo que supone un 13% del Producto Interior Bruto europeo, según datos publicados hoy por la Comisión Europea (CE). El vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha aprobado este jueves prorrogar el actual régimen que facilita la concesión de ayudas públicas a los bancos por parte de los Gobiernos nacionales. El régimen, que se puso en marcha en 2008 tras la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers, vencía a finales de año, pero el Ejecutivo comunitario ha decidido extenderlo "todo el tiempo que lo exijan las condiciones del mercado" por el agravamiento de las turbulencias financieras.

El apoyo público a la economía real cayó en 11.700 millones en 2010, lo que supone un descenso de prácticamente un 50% respecto a 2009. Esta bajada se debe, según el Ejecutivo comunitario, a la poca demanda y a las restricciones presupuestarias aprobadas en la mayoría de países de la UE. Es por ello que la Comisión ha propuesto hoy extender la duración del marco temporal de ayudas al sector financiero pero dar por terminado el marco de ayudas a los sectores productivos.

"La condición clave para desconectar la máquina de respiración asistida entre el Estado y el sector financiero es que se solucione la crisis de la deuda soberana", ha dicho en un comunicado Almunia. "Gracias al control de las ayudas estatales, el apoyo cumplió con los objetivos de proteger la estabilidad económica y financiera sin crear hasta ahora ningún daño irreparable a la competencia en el mercado común", ha añadido Almunia.

El vicepresidente de la CE ha indicado que anulará las normas actuales de ayuda a la banca "tan pronto como lo permitan las condiciones del mercado", y que asegurará que "la ayuda recibida por los bancos y por la economía real se destina a crear crecimiento y empleo".

De los 1,6 billones entregado al sector bancario, casi 1,2 billones -es decir, el 10 % del PIB- se destinó a garantías estatales a la financiación de las entidades y a otras medidas de apoyo a la liquidez, según la CE. Además, las instituciones financieras recibieron algo más de 400.000 millones de euros en medidas de recapitalización y tratamiento de activos para mejorar su solvencia. El 58 % de estas ayudas fue entregado a bancos de tres países: Irlanda (25 %), Reino Unido (18 %) y Alemania (15 %).

Además, los gobiernos europeos pusieron 82.900 millones de euros a disposición temporal de las empresas del sector productivo, aunque en 2009 se utilizaron 21.000 millones y en 2010, 11.700 millones. La ayuda a la industria y a los servicios fue de 61.000 millones de euros, o de un 0,5% del PIB, de los cuales un 85% se destinó a objetivos de interés común.

Los Estados miembros de la UE también garantizaron subsidios de hasta medio millón de euros por empresa, aunque estas medidas temporales fueron abandonadas parcialmente el año pasado y sustituidas por garantías, intereses reducidos, ayuda al capital riesgo o inversiones en medio ambiente.

Las ayudas habituales, las que no se instauraron a raíz de la crisis, permanecieron en 2010 a niveles similares a los de años anteriores, concretamente en 73.800 millones de euros -un 0,3 % del PIB de la UE-. Asimismo, la CE ha asegurado que en 2010 las administraciones públicas recuperaron un 82 % de los 12.000 millones entregados en subsidios considerados ilegales por las autoridades europeas.