Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Bruselas abre la puerta a más ajustes tras pronosticar que España incumplirá los objetivos de déficit y deuda

La Comisión cree que la economía española bordea la recesión y vaticina que se contraerá este trimestre -Las previsiones de otoño retrasan la recuperación en el empleo a 2013.- El PIB español avanzará un 0,7% el próximo año, más que la zona euro

La Comisión Europea ha recortado este jueves la previsión de crecimiento para España hasta el 0,7% del PIB tanto en 2011 como en 2012, frente al 0,8% y el 1,5%, respectivamente, que había previsto en primavera. Bruselas se une así a otros organismos internacionales en la revisión a la baja de su pronóstico. En el caso español, destaca el impacto de la crisis de deuda, la desaceleración de la economía mundial, los ajustes en el sector público y el proceso de desendeudamiento de familias y empresas. Además, advierte de que el país incumplirá los objetivos de déficit durante el periodo fijado en el plan de estabilidad y que sobre el papel concluye con un regreso al límite del 3% en 2013.

En concreto, Bruselas prevé un déficit del 6,6% del PIB este año cuando el Gobierno mantiene que logrará cerrar el ejercicio en el objetivo del 6%. El desvío se producirá en las cuentas de las comunidades autónomas y en la Seguridad Social, no en la Administración central, que cumplirá con holgura. La Comisión Europea anima a tomar con cautela sus estimaciones para 2012 y 2013, que liga a la debilidad del crecimiento. El informe destaca que el saldo presupuestario no bajará del 5,9% el próximo año (frente al objetivo del 4,4%) y que se quedará en el 5,3%, muy lejos del 3% prometido. Pero aclara que son cálculos que no incluye las "necesarias medidas de consolidación" que, da por hecho, el Gobierno español acabará aprobando. Las autoridades comunitarias estiman que el Ejecutivo necesita encontrar 15.000 millones más el próximo año y otros 23.000 millones en 2013.

La desviación sobre lo previsto es más significativa aún en la evolución de la deuda pública, ahora cerca del 65% del PIB. El Gobierno español contaba con que el crecimiento de la deuda tocase techo en 2013, con poco más del 69% del PIB. Según las nuevas previsiones de Bruselas, ese registro se superará ya a finales de este año. Y el endeudamiento público seguirá creciendo a buen ritmo hasta 2013, año para el que prevé que la deuda española alcance el 78% del PIB.

En la lenta recuperación que proyecta Bruselas, el momento crítico es el paso de 2011 a 2012. Como ya han hecho otros analistas privados, la Comisión cree que la economía española se estancó en verano y se contraerá en este trimestre (-0,1%). Si la crisis financiera no va a más, esquivará la recesión, al volver a crecer de forma muy débil en el arranque del próximo año. El ritmo de crecimiento no se acelerará hasta 2013, año para el que Bruselas prevé un 1,4%. La Comisión advierte que su pronóstico no tiene en cuenta los ajustes adicionales que habría que hacer en 2012 y 2013, con lo que el crecimiento final podría ser aún más bajo. Como ya es notorio desde hace meses, el pronóstico oficial del Gobierno, sin revisar desde la pasada privamera, ha caducado: el Ministerio de Economía mantiene la ficticia previsión de que el PIB avanzará el 2,3% el próximo año y un 2,4% en 2013.

A diferencia de lo ocurrido en los dos últimos años, España crecerá más que la zona euro en 2012 (0,7% frente a 0,5%) y 2013 (1,4% frente a 1,3%), aunque los ajustes pendientes pueden cambiar este escenario. En todo caso, no dará para recuperar el terreno perdido en la Gran Recesión. Y el avance es tan débil que tampoco servirá para acortar las tasas de paro. Según la Comisión, la creación de empleo, muy escasa, se retrasará a 2013, cuando el Gobierno confiaba en tener resultados positivos ya este año. "Está previsto que el empleo caiga significativamente tanto en 2011 como en 2012. En 2012, un recorte adicional de puestos de trabajo aumentará la presión al alza sobre la tasa de paro, aunque ello se verá limitado por una disminución de la población activa por la salida considerable de trabajadores inmigrantes", afirma el informe. Su estimación de tasa de paro para este año (20,9%) y el próximo (20,9%) está por debajo de la publicada en las últimas semanas por analistas privados españoles.