El Gobierno británico renuncia al proyecto de Iberdrola de captura de CO2

La principal razón es que los costes superaban al presupuesto del proyecto

No habrá planta de Iberdrola de captura de CO2 . El Gobierno británico ha decidido no seguir adelante con el proyecto de investigación y desarrollo de la filial escocesa de Iberdrola, Scottish Power, porque los costes superaban el presupuesto asignado. La instalación consistía en una planta de captura y almacenamiento de CO2 en una cental térmica de 300 megavatios.

El presupuesto de la central de Longannet era de 1.000 millones de libras (1.150 millones de euros) de los que Iberdrola, junto con sus socios de consorcio National Grid y Shell, habían ya invertido alrededor de 20 millones. El secretario británico de energía, Chris Huhne, ha anunciado la decisión del Gobierno argumentando que no se había podido alcanzar un acuerdo con los socios del proyecto.

Por su parte, fuentes de Iberdrola señalan que los trabajos en la planta "han llegado exitosamente a su fin, demostrando la "viabilidad técnica del proceso", al tiempo que que subrayan "los valiosos" resultados obtenidos. El consorcio se había convertido en el único capaz de seguir adelante en el desarrollo de la tecnologías de secuestro y almacenamiento de dióxido de carbono. No obstante, durante el desarrollo del proyecto, los técnicos han establecido que los costes de diseño y construcción de una unidad de 300 MW superan los 1.000 millones de libras asignados por el Gobierno británico, que ha decidido no seguir adelante con el proyecto.

El primer ministro escocés, Alex Salmond, se ha mostrado "profundamente en desacuerdo" con la decisión de renunciar al proyecto de Scottish Power, mientras que la organizaciómn ecologista WWF Scotland aseguró que, con la decisión, se pierde tiempo en la lucha contra el cambio climático.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS