Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

Moody's carga ahora contra diez autonomías y los grandes bancos

La agencia de calificación equipara la deuda de Castilla-La Mancha a la altura del 'bono basura'.- BBVA, Santander y CaixaBank también son castigados

Moody's vuelve a la carga. Esta vez es el turno de las autonomías y de los bancos. Un día después de la rebaja de la solvencia de la deuda soberana de España, la agencia de calificación ha reducido la nota de diez comunidades autónomas y de las mayores entidades financieras (Santander, BBVA y CaixaBank).

El mayor varapalo ha sido para Castilla-La Mancha, cuya deuda, tras descender de golpe cinco escalones, de A3 a Ba2, queda a la altura de los bonos basura, considerada de difícil recuperación. La firma ha dejado a Cataluña y Valencia a tan solo dos escalones de esa categoría, en el que la deuda pasa de ser considerada inversión a especulación. Mantienen también el grado de inversión, aunque caen dos peldaños, las otras siete autonomías revisadas (Madrid, Galicia, Extremadura, Castilla León, Andalucía, Murcia y País Vasco), todas ellas con perspectiva negativa.

La firma justifica la drástica retirada de confianza de la deuda castellano-manchega en la extrema debilidad financiera de la región que se ha revelado tras la auditoría llevada a cabo por la María Dolores de Cospedal cuando el PP ganó las elecciones del 22 de mayo, en el que se afloró un déficit oculto de 2.800 millones, según justificó el Gobierno regional.

La agencia critica la "pobre contabilidad" y los controles "inadecuados" que ha llevado a cabo la Administración regional "durante los últimos años", en alusión al anterior Gobierno del socialista de José María Barreda. Augura al nuevo Ejecutivo serias dificultades para cumplir sus compromisos de pago, que llegarán a 3.100 millones a finales de año, que le pueden llevar a tener que recurrir al apoyo del Gobierno central. Y aunque alaba las "ambiciosas" medidas de ajuste tomadas por Cospedal advierte que analizará su viabilidad en la próxima revisión.

Desequilibrios presupuestarios

Con carácter general, Moody's argumenta la revisión de la deuda de las diez autonomías en las crecientes presiones financieras por la falta de liquidez y en los "persistentes" desequilibrios presupuestarios.

Tras la región castellano-manchega, Cataluña y Valencia, ambas con Baa2, obtienen la peor nota, aunque Moody's exalta los planes de ahorro del Gobierno convergente de Artur Mas e indica que si sigue esa línea cumplirá en los próximos años los objetivos de déficit en los próximos años.

El pasado mes de julio la agencia ya rebajó el nivel de calificación de seis autonomías (Castilla La-Mancha, Comunidad Valenciana, Andalucía, Castilla y León, Castilla La-Mancha y Murcia) y avisó de una posible reducción a otras cuatro (Extremadura, País Vasco, Galicia y Madrid). El aviso se extendió entonces a los grandes bancos, que tampoco se han librado ahora de la revisión de Moody's, aunque la agencia deja claro que el recorte está vinculado directamente con la de la deuda de los bonos españoles, que el martes cayó dos peldaños, de Aa2 a A1.

Pese a ello, Moody's rebaja solo un escalón a Banco Santander, el BBVA, y CaixaBank, de Aa2 a Aa3, de forma que las tres entidades financieras presentan una mayor solvencia que el propio Reino de España para la agencia de calificación.

Efecto país

Tanto Santander como BBVA se han quejado del efecto país, es decir, que automáticamente la desconfianza que genera la deuda y, en general, la economía española se trasladan a su calificación, pese a que más de la mitad de su negocio está fuera de España.

Fitch ya rebajó el pasado día 11 la calificación crediticia a seis entidades financieras españolas -entre ellas (Santander, BBVA y Caixabank- pero las dejó al mismo nivel que la deuda española. Moody's también redujo ayer la nota de La Caixa, matriz de CaixaBank, y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), que también presta servicios financieros, de A1 a A2.

Asimismo, la firma recortó la nota a largo plazo de tres empresas públicas -Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Corporación de Reservas Estratégicas (Cores) y Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi)-, y de las diputaciones forales de Gipuzkoa y Bizkaia, en dos escalones, hasta Aa3.