Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

Lagarde advierte de que la crisis financiera puede ser peor que la de 2008

La directora del FMI lamenta que los mercados no están reconociendo las medidas adoptadas en Bruselas y Washington. -Geithner da por hecho que Europa actuará con más dureza

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha considerado "muy positivas" las medidas que han adoptado algunos países de la zona euro para reducir sus niveles de déficit, al mismo tiempo que ha reconocido que éstas, tal y como ha ocurrido hoy, no se están reflejando de forma inmediata en los mercados. Además, ha advertido de que la crisis que se cierne sobre la banca puede acabar siendo más grave que hace tres años ya que ha reconocido que ahora existe un espacio "más estrecho" para la recuperación global que al inicio de la crisis financiera de 2008. Entonces, ha recordado, los Estados contaban con más espacio para maniobrar y su capacidad para prestar ayuda al sistema financiero era mayor que en estos momentos por la necesidad actual de reducir los déficits.

Para superar la grave situación que atenaza el futuro a corto y medio plazo de la economía, la directora del FMI ha reconocido que echa de menos un "impulso colectivo" para hacer frente a la situación actual, similar al que llevaron a cabo los líderes de todo el mundo tras el colapso de Lehman Brothers. Sin embargo, se ha mostrado confiada en que se pueda recuperar el espíritu de cooperación que mostraron de los líderes del G-20 en Londres.

En la rueda de prensa de apertura de la reunión anual del Banco Mundial y el FMI en Washington, Lagarde ha incidido en que algunos países de la eurozona han puesto en marcha medidas "amplias y necesarias" para reducir su déficit y mejorar su situación fiscal, aunque no ha mencionado a ninguna economía de la unión monetaria en concreto, y ha añadido que ahora la atención reside en la implementación de dichas medidas. En cualquier caso, Lagarde ha rehusado comentar la reciente -y negativa- evolución de las bolsas, ya que el trabajo de la institución consiste en analizar los fundamentos de las políticas y la implementación de las medidas, al mismo tiempo que ha señalado la diferencia que existe entre la forma de valorar estas medidas entre el FMI y los mercados.

Respecto a la situación de Grecia, la directora gerente del FMI ha admitido que el programa de ajustes que debe aplicar el Gobierno heleno es "complicado" y requiere muchos esfuerzos, pero ha defendido que está diseñado para que los que se encuentran en una peor situación sean los que menos sufran.

Zoellick: "Ahora no tienen excusas"

En la misma línea que Lagarde, el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, ha advertido a las economías avanzadas como EEUU, la Unión Europea y Japón que sería "irresponsable" no actuar para evitar la recaída en una nueva recesión. "Todavía creo que una doble recesión para las grandes economías es improbable. Pero mi confianza está siendo erosionada cada día por el continuado cúmulo de malas noticias", ha afirmado Zoellick.

Zoellick ha reiterado que el mundo está en una "zona de peligro" y que "al contrario que en 2008, cuando mucha gente dijo que no vieron venir las turbulencias, ahora no tienen esa excusa". El presidente del Banco Mundial ha agregado, además, que los países emergentes no están tan bien situados como previamente para hacer frente a una nueva crisis.

Desde el Gobierno de Estados Unidos, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, ha augurado más movimiento al otro lado del Atlántico. "Van ustedes a ver a Europa actuando con más fuerza en las próximas semanas y meses aunque supone un reto importante porque no se trata solo de dar soporte al sector financiero", ha afirmado antes de matizar que "el apoyo financiero es necesario, pero no suficiente". "Las reformas anunciadas por los países europeos deben llevarse a cabo con el objetivo de dar a los inversores un incentivo para quedarse", ha concluido.