Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas adopta medidas drásticas para acabar con el "timo" de las llamadas de móvil cuando se viaja por la UE

Los usuarios podrán contratar con otra compañía más barata cuando viajen a la UE sin cambiar de teléfono.- Se introduce un precio máximo en Intenet móvil y vuelven a bajar las llamadas y SMS

La Comisión Europea ha decidido dar un golpe de mano para acabar con las tarifas que cobran las compañías de telefonía móvil cuando sus usuarios viajan a otros países de la UE, las llamadas tarifas de roaming o en itinerancia. Para ello ha propuesto una serie de medidas drásticas como rebajar aún más los precios máximos de llamadas y mensajes de texto, introducir un nuevo tope para la navegación por Internet y, la más novedosa, permitir que los usuarios puedan contratar con otra operadora distinta de la suya nacional las llamadas cuando viajen a la UE, sin necesidad ni de cambiar de número ni de tarjeta SIM.

"Lamentablemente hemos comprobado que, pese a las medidas adoptadas hasta ahora sigue sin haber competencia. Y estamos dispuestos a adoptar cambios fundamentales para acabar con el timo del roaming", explicaba Neelie Kroes, la comisaria de la Agenda Digital, que se ha convertido en el enemigo público número uno de las compañías de telefonía móvil, primero como comisaria de la Competencia y ahora como responsable de Telecomunicaciones.

A partir del 1 de julio de 2014, los usuarios podrán firmar un contrato diferente del que les ata con su operadora nacional cuando utilicen el teléfono móvil en otros estados de la Unión Europea . La novedad es que con ese contrato de roaming se les permitirá mantener su número de teléfono, y su tarjeta SIM, por lo que funcionarán en realidad con dos operadoras, la nacional para llamadas dentro de su país y la de itinerancia para cuando viaje. La medida supondrá un fuerte estímulo a la competencia, ya que las operadoras tratarán de mantener sujeto a sus clientes cuando viajen, abaratando las tarifas.

Pero mientras llega esa posibilidad, que requerirá fuertes inversiones, la Comisión ha adoptado otra medida: la de imponer precios máximos minoristas (hasta ahora solo limitaba los mayoristas) en la navegación por Internet móvil. Así, en julio del próximo año, las compañías no podrán cobrar más de 90 céntimos por megabyte de datos descargado, límite que se reducirá hasta los 70 céntimos en julio de 2013 y a 50 céntimos un año después.

Consultar el correo electrónico o navegar por Internet desde el móvil o la tableta puede resultar muy caro si se hace en el extranjero. Los consumidores de la UE tienen que pagar un promedio de 2,23 euros por mega pese a que las tarifas mayoristas que se cobran las compañías entre sí sean de 50 céntimos por mega o inferiores.

"Esta propuesta va a la raíz del problema: la falta de competencia en el mercado de la itinerancia, dando a los clientes más posibilidades de elección y a los operadores alternativos un acceso más fácil al mercado de la itinerancia. Sin duda, hará bajar inmediatamente los precios de la itinerancia allí donde los operadores disfrutan de márgenes de beneficios escandalosos", dijo una enérgica Kroes, en la conferencia de prensa, empuñando un móvil en la mano.

La Comisión también ha aprobado un nuevo calendario para bajar las tarifas de llamadas y sms en itinerancia. Los precios máximos de las llamadas salientes pasarán de los 35 céntimos por minuto actuales a los 32 céntimos en 2012; 28 céntimos en 2013 y 24 céntimos en 2014; las llamadas recibidas, que cuestan ahora un máximo de 11 céntimos, pasarán a costar 10 céntimos en 2013 y 2014; y los SMS, que valen ahora 11 céntimos, costarán un máximo de 10 céntimos de 2012 en adelante. Todas las revisiones se harán el 1 de julio de cada año.