Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Reino Unido también teme el contagio de la crisis de Grecia

El Banco de Inglaterra habla del "riesgo más serio e inmediato" para la estabilidad de su sistema financiero

El Reino Unido teme por la estabilidad de su sistema financiero. La causa, para variar, Grecia. Así consta en un informe del Comité de Política Financiera del Banco de Inglaterra, el nuevo organismo supervisor británico del sector. Y es que son muchas las voces -empezando por la del presidente de Estados Unidos, Barack Obama- que advierten de que la crisis de la zona euro que están azuzando las dificultades de Grecia para hacer frente a sus deudas, pueden pasar factura al resto del mundo.

Al dar a conocer el documento, el gobernador del banco inglés, Mervyn King, ha dicho que los problemas en la zona del euro y la deuda griega representan el "riesgo más serio e inmediato" para el país. Segun el texto, los bancos británicos no están expuestos directamente a la deuda griega, pero el impacto que este problema pueda tener en países como Francia y Alemania puede a su vez afectar a las instituciones financieras del Reino Unido. Un contagio potencialmente extensible prácticamente a todo el mundo, como lo fue la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers en 2008.

"Las tensiones en el sector bancario en algunas economías vulnerables del área del euro suponen la amenaza material e inmediata a la estabilidad financiera del Reino Unido", afirma el comité, entre cuyas recomendaciones se incluye el que los bancos retengan beneficios para hacer frente a posibles amenazas por la crisis en Europa y también en caso de que los propietarios de viviendas tengan dificultades a la hora de pagar sus hipotecas.

También subraya que, a corto plazo, los bancos afrontan el problema de que algunos negocios y dueños de propiedades tengan dificultades para pagar diversos préstamos. Por todo ello el comité, creado para supervisar la estabilidad financiera del país a raíz de la crisis bancaria, recomienda a los bancos conservar dinero durante los buenos tiempos para que puedan estar preparados en caso de turbulencias en el futuro, lo que supondrá que las instituciones pagarán menos dividendos y pagas extraordinarias.

Según King, los bancos pueden mejorar su base de capital sin recortar los préstamos que conceden si pagan menos beneficios a los accionistas. "No podemos esperar que se eviten crisis financieras, pero podemos construir instituciones que ayuden a asegurar que nuestro sistema financiero es más resistente en el futuro", ha agregado el gobernador.