Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goldman Sachs vaticina que el petróleo subirá a 140 dólares en 2012

El banco de inversión cambia de opinión en un mes y recomienda a sus clientes invertir en algunas materias primas. -El aviso tira hacia arriba de los precios del crudo

El banco estadounidense Goldman Sachs, uno de los grandes de Wall Street y con gran influencia entre los inversores, ha animado hoy a sus clientes a apostar por materias primas como el petróleo, el cobre y el zinc. El aviso de Goldman llega en plena tendencia bajista de estos productos, que han cedido un 9% en los mercados internacionles desde principios de mayo, lo que supone su mayor descenso en los últimos dos meses. En concreto, según informa en una nota a sus clientes, calcula que el barril de petróleo brent, que es el que más se consume en Europa, se encarecerá hasta los 140 dólares a finales de 2012, unos 30 más que su actual cotización.

Lo paradójico del caso es que, hace más o menos un mes, fue precisamente el propio banco quien desató la tendencia vendedora sobre las materias primas que han dominado el mercado desde entonces. Según defendió entonces Goldman Sachs, su recomendación de deshacer posiciones en el petróleo se justificaba porque su precio había ido más lejos de lo que respaldaban los fundamentales de la economía internacional. Esto es, que la evolución económica no era tan boyante como para sostener un barril a más de 120 dólares pese a que las revueltas en el norte de África y los países árabes suscitaron algunas dudas sobre eventuales problemas de suministro que, al final, no se han producido.

El aviso del banco estadounidense se tradujo en descensos de hasta 12 dólares en una sola jornada en el coste del barril de crudo. Además, su recomendación dejó entrever que, una vez más, los especuladores habían estado haciendo de las suyas en los mercados de materias primas ya que, si su cotización no se correspondía con el estado real de la economía, se habían hinchado los precios.

Sin embargo, ahora, la situación de precios bajos a los que cotiza el barril y el resto de materias primas ofrecen "un buen punto de entrada para inversiones a largo plazo". En concreto, la entidad augura que el brent tocará los 120 dólares a final de año, los 130 en 12 meses y los 140 dólares a finales del próximo ejercicio. Junto a la subida del petróleo también auguran que el cobre llegará en un año a 11.000 dólares por tonelada desde los casi 9.000 dólares a los que cotiza en estos momentos. En opinión de los estrategas de Goldman, "el reciente descenso de los precios de las materias primas devuelve al mercado a niveles más consistentes con el crecimiento global".

En cuanto a la reacción del mercado, el aviso del banco de inversión, que coincide con las revisiones al alza en el precio del brent realizadas por sus colegas de Wall Street como JP Morgan (120 dólares en 2011 y 130 en 2012) o Morgan Stanley (120 dólares), han animado la entrada de inversores en el mercado. Tras publicarse el informe de Goldman, el barril de brent para entrega en un mes se ha encarecido en más de dos dólares hasta los 112. En la misma línea, el índice GSCI de S&P, un indicador que agrupa la cotización de las principales materias primas, ha enjugado buena parte del recorte del 1,7% de ayer.

La clave para augurar por donde irán los tiros en los próximos meses en lo que respecta al petróleo es la próxima reunión de la organización de productores (OPEP) que tendrá lugar el próximo 8 de junio. Se prevé que el cartel opte por mantener sus actuales niveles de producción de crudo pese a las restricciones en el suministro proveniente de Libia, que ha dejado de aportar al mercado en torno a millón y medio de barriles al día. Esta decisión, que motivará a su vez un recorte de las reservas e inventarios de petróleo, debería tirar hacia arriba del precio del barril ya que la economía internacional mantendrá el brío suficiente -que no es mucho- para mantener su demanda de energía y, en consecuencia, su necesidad de seguir quemando oro negro para mantenerse en marcha.