Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ningún servicio de estudios se cree las previsiones del Gobierno para 2012

Las diferencias son más acusadas que las de este año. -Los expertos prevén un aumento del PIB del 1,3% frente al 2,5% de Salgado

Ni uno solo de los principales servicios de estudios que elabora previsiones sobre la economía española se cree las previsiones del Gobierno para 2012. La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), que elabora un panel de previsiones con los principales economistas españoles, ha difundido hoy por primera vez las previsiones para 2012. El resultado es contundente: los expertos prevén que el crecimiento se quede en el 1,5% del producto interior bruto (PIB), muy lejos del 2,3% que espera el Gobierno.

Las diferencias entre las previsiones de los expertos y las del Gobierno para este año eran ya conocidas, pues los economistas prevén un crecimiento del 0,8% frente al 1,3% del Gobierno. Pero la discrepancia se acentúa para el año próximo. Por ahora, el panel de Funcas recoge las previsiones de 13 servicios de estudios privados. El rango va desde una previsión mínima de crecimiento del 1% hasta un máximo del 1,9%.

Los más pesimistas son los economistas del Centro de Predicción Económica de la Universidad Autónoma de Madrid, con ese 1%, mientras que los más optimistas, sin contar el Gobierno, son los analistas del servicio de estudios del BBVA y los de Intermoney. La media del 1,5% coincide con la previsión del Banco de España para 2012 y es una décima inferior al pronóstico del Fondo Monetario Internacional, actualizado esta misma semana.

Y lo peor no es eso, sino que los expertos prevén que este año continúe aumentando el paro y que apenas se reduzca en 2012. En números redondos, los economistas prevén que el número de parados del año próximo sea unas 350.000 personas superior al que espera el Ministerio de Economía. Según la media de las previsiones del panel de Funcas, el paro no solo no bajaría del 20,1% al 19,8% que espera el Gobierno para este año, sino que aumentaría al 20,4% y el año que viene la media sería del 20%. De hecho, lo que esperan los economistas es que este año se sigan destruyendo puestos de trabajo (un 0,3%) y que solo empiece a crearse empleo en 2012 (un 0,6%).

Por último, los economistas tampoco se creen los objetivos de reducción del déficit. La previsión media es de un desfase del 6,4% para este año (frente al 6% de meta oficial) y del 5,1% para 2012, frente al compromiso del Gobierno de llegar al 4,4%.

Economía considera que merece un voto de confianza después de que su previsión de caída del producto interior bruto (PIB) para 2010 se acercase más a la realidad que la de la mayoría de los analistas. En todo caso, las diferencias no eran muy grandes. Hace un año por estas fechas, la media de los economistas del panel de Funcas pronosticaba una caída del PIB solo dos décimas superior a la que preveía el Gobierno y había algunos economistas que eran incluso más optimistas que Salgado.

Además, los servicios de estudios acertaron más que el Gobierno en la otra variable clave, y que más importa a los ciudadanos: el paro. El Gobierno pronosticaba hace un año una tasa de paro media del 19% para 2010, mientras que los expertos esperaban un 19,6%. Por desgracia, aunque los expertos acertaron más, incluso ellos se quedaron cortos y la tasa de paro media fue del 20,1% el año pasado. Ni un solo servicio de estudios confíaba hace un año en que el paro fuera bajar en 2011 al 18,4% que esperaba Economía, y ahora el Gobierno prevé para este año una tsa de paro del 19,8%.

Hace un año, cuando se conocieron las primeras estimaciones del panel de Funcas para 2011, los economistas cuestionaban que se fuese a alcanzar el 1,8% de crecimiento que esperaba el Gobierno para este año. Tras el plan de ajuste, el Gobierno ha bajado su pronóstico al 1,3%.

En cuanto al primer trimestre del año, ya cerrado, los servicios de estudios estiman que el PIB creció a un ritmo trimestral del 0,2% y calculan que el consumo de los hogares, lejos de sufrir un batacazo o un desplome como han aventurado los presagios más apocalípticos, habría crecido también un 0,2%.