Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía acuerda la sustitución provisional de los administradores de Aresbank

La actuación está relación con las las medidas restrictivas adoptadas por la Unión Europea en relación con el régimen libio

El ministerio de Economía y Hacienda ha acordado, a propuesta de la Comisión Ejecutiva del Banco de España, la sustitución provisional de los administradores de Aresbank. Una medida en cumplimiento con los acuerdos adoptados por la Unión Europea en relación a la situación que se está viviendo en Libia. La entidad bancaria está participada en 99,86% por el banco estatal libio, Lybian Foreign Bank, que se dedica a la financiación de actividades de comercio exterior entre España y los países árabes, según explica el ministerio en un comunicado.

El pasado 2 de marzo, el Consejo de la Unión Europea adoptó el Reglamento nº 204/2011, por el que se establecían medidas restrictivas en relación con el régimen de Muamar el Gadafi, de conformidad con la Resolución nº 1970 (2011) del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del 26 de febrero. La lista de personas y entidades afectadas por dichas medidas se ha ampliado con fecha 10 de marzo, a entidades estatales libias, entre las que se encuentra el Libyan Foreign Bank (Forebank).

El ministerio de Economía apunta en el mismo comunicado que dada la decisiva influencia que Forebank puede ejercer sobre la gestión y dirección de la entidad de crédito española, y de conformidad con la Ley de Disciplina e Intervención, ha acordado la sustitución provisional de los administradores de Aresbank, sin que ello ponga en cuestión la trayectoria profesional de los administradores sustituidos.

Estas medidas se mantendrán, según el ministerio, durante el tiempo en el que Forebank permanezca incluido en la lista de personas jurídicas afectadas por las medidas restrictivas acordadas por la Unión Europea en el mencionado Reglamento, o hasta que se dejen sin efecto las medidas restrictivas contenidas en el mismo. Entretanto, Aresbank podrá seguir funcionando con normalidad, salvo en lo referido a las restricciones impuestas por la Unión Europea.