Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los costes laborales bajan el 0,3% en España y suben el 2% en la UE

Los salarios se mantienen inmóviles pese al repunte de la inflación y la mejora de la productividad

Los datos muestran una y otra vez que quienes más estan soportando los ajustes de la crisis son los trabajadores (amén de las pymes y, por supuesto, de los parados). Mientras que el coste de la vida para los ciudadanos (la inflación) crecía el 3% al cierre de 2010, el coste laboral que cada empleado supone de media para las empresas disminuyó en el cuarto trimestre el 0,3% con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta los 2.642,17 euros al mes, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata, además, del segundo descenso consecutivo, ya que el trimestre precedente la cuatía retrocedió otro 0,3%. Mientras, en la Unión Europea crecieron el 2%, según Eusrostat.

Ese coste por cada empleado se compone principalmente de salarios y cotizaciones sociales. En pleno debate europeo sobre si la la evolución de los sueldos ha de estar o no vinculada a la del IPC (la canciller alemana, Angela Merkel, ha propuesto que lo estén solo a la productividad), hace justo un mes se conocía que las retribuciones en España habían caído el 0,25% en el segundo semestre de 2010, mientas que la productividad mejoraba el 2%. Hoy los datos del INE dicen que los salarios en el cuarto trimestre se mantuvieron en los mismos niveles que el mismo periodo de un año antes, 1.992, 90 euros mensuales (contando salario base, complementos, pagos extraordinarios, etc).

El mismo día que el INE, Eusrostat ha publicado los costes laborales europeos del cuarto trimestre, que reflejan un ascenso del 2% en el conjunto de la Unión y 1,6% en la zona euro. Tanto el componente salarial como el no salarial creció más de lo que ya había crecido en los tres meses anteriores. Los sueldos se incrementaron el 2,1% en toda la Unión y el 1,4% en los países que comparten la moneda comunitaria.

Los costes no salariales en España disminuyeron el 1%. De ellos, el factor principal lo constituyen las cotizaciones a la Seguridad Social, que bajaron el 0,4%. Según la nota del INE, el descenso de las percepciones no salariales se debe tanto a las prestaciones sociales directas como a las otras percepciones no salariales, como el desgaste de útiles y herramientas, la adquisición de prendas de trabajo, gastos de locomoción y dietas de viaje, plus de distancia y transporte urbano, o indemnizaciones por traslados o por finalización de contrato, entre otros.

En cuanto a los sectores económicos, el coste laboral disminuyó en el que más peso tiene en el PIB español, el de los servicios, en el que se redujeron tanto los salarios como las cotizaciones y las percepciones no salariales. En la construcción bajaron los salarios ordinarios, pero el coste laboral creció en conjunto por el aumento de las pagas extraordinarias y de los atrasos. La industria registró el mayor aumento del coste laboral, impulsada sobre todo porque los expedientes de regulación de empleo tuvieron sobre ella un menor impacto, lo que hizo crecer los salarios ordinarios.

En Europa aumentaron los salarios de media en todos los sectores, entre un 1% y un 2%. Los países que registraron mayores incrementos fueron Rumanía (5,4%) y Bulgaria (7,6%) -estados donde los salarios son más bajos- mientras que cayeron más en Grecia (-6,5%), Hungría (-2,3%) e Irlanda (-2,2%).

Por comunidades autónomas, los costes laborales más altos correspondieron al País Vasco (3.090,83 euros por trabajador y mes), Madrid (2.990,45 euros), Navarra (2.837,52 euros) y Cataluña (2.826,65 euros), mientras que los más bajos se dieron en Comunidad Valenciana (2.361,25 euros), Extremadura (2.258,87 euros) y Canarias (2.165,68 euros).

En cuanto a los salarios, los más elevados se situaron en el País Vasco (2.371 euros por trabajador y mes), Madrid (2.268,79 euros por trabajador y mes) y Navarra (2.174,23 euros), y los más bajos en Canarias (1.608,90 euros) y Extremadura (1.698,01 euros.