Caja Duero y Caja España negocian unirse a la fusión de Caja Murcia

Las exigencias del Gobierno provocan una segunda ronda de concentraciones

El 10 de marzo se acerca. La proximidad al examen que realizará el Banco de España para determinar cuánto capital necesita cada caja para cumplir las nuevas exigencias del Gobierno está ablandando voluntades. El peligro de la nacionalización ha abierto la segunda ronda de fusiones, que puede iniciarse con la fusión de Caja Duero-Caja España (Espiga) con el Banco Mare Nostrum, grupo que surgió en 2010 de una fusión fría liderada por Caja Murcia y en la que están Caja Granada, Caixa Penedés y la balear Sa Nostra, según ha confirmado el grupo Mare Nostrum esta mañana a la CNMV.

La entidad resultante de la operación tendría un volumen de activos de 117.000 millones, lo que le situaría en el cuarto lugar del ranking, muy cerca del tercero, Banco Base (grupo liderado por Cajastur), que tiene 135.000 millones de activo.

Más información
CatalunyaCaixa busca entre 1.500 y 1.700 millones para elevar su capital básico

Las cajas castellanas buscan evitar la nacionalización al fundirse con un balance más solido. Su exposición al ladrillo es la más alta del sistema, el 31,3% de los créditos, frente al 23,2% de Mare Nostrum. La morosidad solo en el riesgo inmobiliario de Espiga también es la más alta: el 20,8% frente al 10,5% de su posible nuevo socio. Además, las entidades castellanas necesitan más depósitos para cubrir el volumen de créditos, aunque en este tema Mare Nostrum no es la mejor.

En definitiva, uno busca salvarse y el otro necesita tamaño para poder acudir a los mercados de capitales a buscar financiación. En el mercado existe el consenso de que sin un volumen de activos superior a los 100.000 millones será difícil salir a cotizar y captar capital. La entidad resultante podría necesitar alrededor de 1.000 millones de capital privado para lograr un ratio de, al menos, el 9%. Mare Nostrum es ahora la sexta entidad con un capital del 8,4% mientras que Caja España-Caja Duero tiene un 8,1%, según las cifras oficiales.

Según Radio León, de la Cadena SER, el presidente de Caja España-Caja Duero, Evaristo del Canto, intensifica sus contactos con directivos de Mare Nostrum. Los máximos responsables de ambos grupos financieros mantienen contactos en Madrid para intentar alcanzar un acuerdo lo más rápidamente posible, negociaciones que están "muy avanzadas", por lo que la operación podría fraguarse en días.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

En este sentido, no se descarta que el Consejo de Administración de Caja España-Caja Duero ratifique el nuevo acuerdo este jueves para después convocar la pertinente asamblea para dar el visto bueno definitivo.

El alcalde de León y consejero de Caja España-Caja Duero, Francisco Fernández, ve con buenos ojos la operación. Concretamente, ha señalado que si finalmente se cierra, sería "una buena opción" que evitaría recurrir a fondos públicos y garantizaría que la entidad de ahorros conservase sus señas de identidad y no fuera absorbida. No obstante, Espiga quedaría subsumida en la organización que lidera Caja Murcia.

A través de los contactos que mantiene en Madrid Evaristo del Canto con representantes de Mare Nostrum y del Banco de España, se habla de un "inminente desenlace". "No debería haber problemas en que la operación cristalice", manifestó Francisco Fernández, quien reiteró que se trata de una "buena noticia" para los intereses de Caja España-Caja Duero, según recoge Europa Press.

Hace unos días, Luis de Guindos, director del Centro Financiero de PricewaterhouseCoopers, y consejero de Mare Nostrum, anticipó: "El proceso de concentración de cajas podría acelerarse".

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS