Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberdrola compra por 1.800 millones la filial brasileña de la antigua Enron

El acuerdo, que se confirmará en las próximas horas, supondrá la apuesta de la eléctrica por uno de los mercados emergentes de moda

Iberdrola ha decidido redoblar su apuesta por uno de los mercados emergentes de moda: Brasil. La compañía que preside Ignacio Sánchez Galán anunció ayer la compra, por 1.795 millones de euros (2.400 millones de dólares) de la distribuidora brasileña Elektro, propiedad del grupo británico Ashmore Energy International (AEI), que se hizo con los activos de la quebrada Enron. La compra, detallaron fuentes de la empresa, se hará en efectivo y el plan es integrar Elektro en el grupo Neoenergia, en el que Iberdrola controla un 39% junto al Banco de Brasil (12%) y la gestora de pensiones Previ (49%).

La compra de Elektro en efectivo, sin que afecte a la estructura de capital, permitirá a Sánchez Galán separar la operación de compra de cualquier nueva estrategia frente al grupo ACS, su accionista principal (20%), al que niega un puesto en el consejo por considerarlo un competidor directo. Sánchez Galán ya recibió duras críticas en 2007, con ocasión de la compra de Scottish Power y la estadounidense Energy East. Entonces se relacionó su estrategia de defensa frente a ACS con operaciones que conllevaban ampliaciones de capital destinadas a diluir la participación del rival.

Lejos de esa idea, Iberdrola defiende ahora la compra de la brasileña Elektro porque "encaja a la perfección con la actual estrategia de la compañía, centrada en el crecimiento internacional en aquellos mercados que cuentan con mayor potencial (como Estados Unidos, Brasil, Reino Unido o México), de cara a seguir diversificando su presencia geográfica".

Elektro es una de las principales suministradoras de electricidad de Brasil. Actúa en los Estados de São Paulo, donde es la tercera distribuidora, y Mato Grosso y cuenta con 2,17 millones de clientes a los que suministró más de 11.000 GWh, según datos de 2009. En ese año, la compañía obtuvo un beneficio neto de más de 215 millones.

Para Iberdrola, el plan de integrar el nuevo activo en su plataforma en el país, Neoenergia, es fundamental. A través de Neoenergia, Iberdrola controla la distribución eléctrica en el nordeste de Brasil ?con el 44% de cuota de mercado?, con más de nueve millones de puntos de suministro en los Estados de Bahia, Rio Grande do Norte y Pernambuco. La eléctrica española ha vendido a Neoenergia, su filial de cogeneración brasileña Energyworks (seis plantas que suman 93 MW) y su marca de energía limpia, Iberdrola Renovables, acudió junto a Neoenergia al último concurso eólico convocado en Brasil el pasado verano, en el que ambas se adjudicaron nueve parques eólicos. Una cifra apuntala el interés de la eléctrica por reforzarse en Brasil: ese mercado aportó en 2009 a la compañía el 7% del beneficio bruto total, cerca de 500 millones de euros.

Pero grandes operaciones al margen, el enfrentamiento legal entre Iberdrola y ACS se mantiene. Ayer, en el juicio que se sigue en Bilbao por el veto a la entrada de ACS en el consejo, Iberdrola denunció que el grupo que preside Florentino Pérez sólo pretende "chupar beneficio y valor" de la eléctrica. El grupo constructor y de servicios negó, por su parte, que pretenda "perjudicar" a la eléctrica.

Por otra parte, las tres principales asociaciones de empresas fotovoltaicas, informa Marta Garijo se han unido para recurrir en los tribunales el decreto que recorta sus primas y estudian denunciarlo a Bruselas, según explicaron ayer en una rueda de prensa conjunta.