La crisis del euro

El Eurogrupo da luz verde al respaldo financiero a Dublín

La inyección de crédito puede llegar en el plazo máximo de ocho días

Los ministros de Economía de la eurozona se han mostrado dispuestos a dar luz verde al plan de rescate de Irlanda. Didier Reynders, ministro de Economía de Bélgica, que ocupa la presidencia de turno de la UE, confirmó que los titulares de Economía de la Unión habían mostrado su disposición a conceder una ayuda financiera a Irlanda activando los mecanismos financieros creados el pasado mayo para asistir a los países en dificultades. Los 16 ministros de los países que utilizan el euro mantuvieron ayer una teleconferencia desde las cinco de la tarde para analizar la petición de Irlanda. Una hora después se sumaron al intercambio de opiniones el resto de titulares de Economía de los Veintisiete. En su reunión, el Gobierno de Dublín aprobó también un plan de ajuste para reducir el déficit público en 15.000 millones en cuatro años. El próximo año el impacto de la reducción será de 6.000 millones.

Más información

La prolongación de la crisis irlandesa había empezado a contagiar los mercados de deuda de países como Portugal y España, generando una creciente inquietud en el conjunto de la zona euro. Con la concesión de la ayuda a Irlanda existe la convicción de que se estabilizarán los mercados.

Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas de Alemania, manifestó que Irlanda deberá probar que la ayuda de la UE y del Fondo Monetario Internacional (FMI), es necesaria para preservar la estabilidad del euro. "La demanda", dijo Schäuble, "no ha sido formalmente depositada, pero lo será". El mecanismo que acordamos hace seis meses va a ser activado". "Nosotros", añadió," estudiaremos si la estabilidad del euro en su conjunto está realmente amenazada" antes de acordar cualquier ayuda.

La estabilidad del euro

El ministro alemán insistió en que probar que es necesaria la medida para lograr la estabilidad del euro "es una condición necesaria". En su opinión, la Unión no está "haciendo esto para defender a un Estado de la UE cualquiera que sea", sino defendiendo "la estabilidad de la moneda común". Alemania empleó un razonamiento similar para aprobar el plan de rescate de Grecia por 110.000 millones de euros en mayo, para convencer a su opinión pública muy reacia a este tipo de ayudas y crecientemente distante del proyecto europeo.

El rescate de Irlanda rondará los 80.000 y los 90.000 millones de euros. Tras la crisis de Grecia se acordó movilizar 750.000 millones de los que 500.000 millones serán aportados por la UE y los 250.000 restantes por el FMI. Los países del euro constituyeron una Facilidad Europea de Estabilidad Financiera, que puede captar hasta 440.000 millones de los mercados y ponerlos a disposición de cualquier país que los solicite rápidamente. En el caso de Irlanda el auxilio puede enviarse en el plazo de ocho días como máximo.

El Gobierno de Reino Unido, país que no pertenece al euro pero con muchas implicaciones con Irlanda especialmente de sus bancos, anunció su disposición a apoyar a Dublín. La BBC informó anoche que Reino Unido va a aportar unos 11.000 millones de euros, lo que incluye contribuciones bilaterales británicas a Irlanda y contribuciones al paquete cordinado por BCE, el FMI y la CE.

El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, se prometió anoche iniciar las negociaciones "rápidamente", mientras que el BCE señaló en un comunicado que "coincide con la Comisión, los ministros del Ecofin y el Eurogrupo en que se preste la ayuda a Irlanda para salvaguardar la estabilidad financiera de la Unión Europea y de la eurozona". Irlanda precisa sobre todo capitales frescos para apuntalar a sus bancos que ya han consumido ayudas directas del Gobierno de 50.000 millones y garantías por otros 230.000 millones. En realidad los bancos irlandeses, que está sufriendo una sangría de depósitos, se mantienen a flote gracias a una línea de crédito de 130.000 millones del BCE.

Lo más visto en...

Top 50