Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El recibo de la luz subirá el 4,8% en octubre para 20 millones de hogares

Industria justifica la subida por los precios de la energía y la demanda

El recibo de la luz subirá un 4,8% de media para los más de 20 millones de hogares y pequeños negocios acogidos a la Tarifa de Último Recurso (TUR) al tener una potencia contratada inferior a los 10 kW. Industria anunció la subida en un comunicado que ha hecho público esta noche. El ministerio ha justificado la fuerte subida, contra la que ya se habían pronunciado días atrás las asociaciones de consumidores y el PP, por "la evolución del coste de la energía, que se ha encarecido por el alza de los combustibles utilizados para generar electricidad y por el efecto estacional de los meses de invierno". Y ha cuantificado el coste para el consumidor-tipo: 1,7 euros al mes. Según datos de Industria, en la actualidad hay 27 millones de hogares y pymes con derecho a acogerse a la TUR, de los que cinco millones pueden optar por el bono social, una tarifa subvencionada que no experimentará ninguna subida en octubre.

La subida se suma a la registrada en enero (2,64% de media) y al incremento del IVA del 16% al 18% en julio. La decisión ha superado las expectativas de buena parte del propio sector energético que preveía aumentos más moderados dada la situación económica y política. Pero las fórmulas, viene a explicar el comunicado de Industria, son las fórmulas. Números son números y más en el caso del recibo de la luz donde caben impuestos variados (del IVA al carbón pasando por la financiación autonómica), precios del kilovatio dependientes de distintos tipos de combustibles y alquileres de equipos variados.

Los pasos para llegar al anuncio del 4,8% de subida de la luz han sido muy discutidos. El recibo tiene dos partes, una regulada, que supone aproximadamente el 45% de la factura y sobre la que decide el Gobierno y otra que depende de los precios de la energía que se fijan en subastas trimestrales (las subastas CESUR). En esta ocasión, y a diferencia de lo sucedido en enero y en julio, Industria ha decidido no elevar la parte regulada (las llamadas tarifas de acceso con las que se pagan primas y el transporte y la distribución) y trasladar el resultado de las subastas de energía al precio final.

Los precios de las subastas (cerrados entre las empresas que venden electricidad y las que la comercializan) se cerraron con incrementos de precios de entre el 5,4% y el 4,9%. Pero la fórmula final, según han explicado el Ministerio y las empresas, recoge ajustes que contemplan las puntas de demanda en la época invernal. Resultado, una subida del 4,8% de media que cargará aún más de razones a quienes protestan por el deterioro de la situación económica de las familias tras medidas como la bajada de sueldos de los funcionarios o la subida del IVA. Y es que, en esta ocasión, Industria no ha maniobrado para dar esquinazo a las matemáticas. Sí lo hizo en enero, cuando las matemáticas apuntaban a fuertes incrementos y los limitó al 2,6%. Y lo repitió en julio, cuando tras anunciar que la parte regulada del recibo subiría un 10%, las rebajó para atender las demandas del PP y tratar de alcanzar un pacto en materia energética.

Tras las decisiones de Industria está la situación del sector, lastrado por el llamado déficit tarifario (20.000 millones, 17.624 de los cuales están pendientes de cobro y reconocidos a las empresas eléctricas) que el Gobierno se ha comprometido a eliminar, por ley, en 2013.

Las compañías del sector eléctrico, agrupadas en Unesa, consideran que la subida del recibo de la luz, del 4,8% de media a partir de octubre, es "positiva", dentro del contexto en el que se enmarca. A pesar de no ser suficiente para poner fin al déficit de tarifa acumulado, Unesa entiende que este problema (el del déficit) habrá de atajarse de forma progresiva.

En el extremo opuesto, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) han considerado la subida "intolerable", "inaceptable" e "injustificable". El director general de la OCU, José María Múgica, en declaraciones a Efe ha destacado que una subida de esta naturaleza, muy por encima del aumento del Indice de Precios al Consumo (IPC), "no tiene ninguna justificación". En su opinión, nadie explica cuál es el alcance del déficit tarifario que se va a compensar con el actual incremento.