El PSOE dice que Gobierno y sindicatos "llegarán a un acuerdo" sobre servicios mínimos

UGT y CC OO proponen que el 29-S no haya vuelos internacionales y solo circulen cercanías a partir de lo que en 2002 aprobó Álvarez-Cascos

El Gobierno no quiere que se repita el enfrentamiento con los sindicatos sobre los servicios mínimos que tuvo lugar en la última huelga general celebrada en España en junio de 2002 y que llevó al Gabinete de José María Aznar a aprobarlos por decreto. Según ha avanzado hoy la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, las dos partes tienen voluntad de acordar los servicios mínimos. "Estoy convencida de que llegarán a un acuerdo", ha insistido tras revelar que Blanco "sigue muy de cerca" las negociaciones.

Desde el propio Ejecutivo, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega ha señalado que "son más las cosas" que les unen que las que les separan, "pero hay muchos temas por delante para trabajar desde el diálogo y desde el acuerdo que permitan mejoras en la vida de los trabajadores y en la cohesión social".

Los pilotos anuncian que no secundarán la protesta

Más información

En un paso previo a estas negociaciones, los sindicatos se han adelantado al Gobierno en la propuesta de servicios mínimos para la huelga general del 29-S. Representantes de UGT y Comisiones Obreras han presentado esta mañana su oferta en el Ministerio de Fomento, que servirá de base para la reunión que mantendrán mañana con responsables del ministerio con el objetivo de intentar pactar los detalles. Los sindicatos piden "los mínimos imprescindibles" para garantizar la prestación de servicios básicos y consideran probable llegar a un acuerdo con el Gobierno a lo largo de esta semana. El principal argumento que esgrimen es que su propuesta se basa en la realizada por el entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, para la última huelga general.

En su planteamiento, los sindicatos no contemplan la salida de ningún vuelo internacional desde los aeropuertos españoles y ningún tren que no sea cercanías, que solo circularán en las hora punta. En cuanto a las conexiones por carretera entre ciudades, solo garantizan la circulación de autobuses en aquellas rutas que no coincidan con otros medios de transporte a razón de un servicio de ida y vuelta para las menos frecuentadas hasta tres servicios para las más demandadas.

En junio de 2002, sindicatos y Gobierno no llegaron a un acuerdo por las divergencias en el sector aéreo, aunque años después los argumentos de las centrales recibieron el visto bueno de los tribunales. Hoy, según han explicado los secretarios de Organización de CC OO y UGT, Antonio del Campo y José Javier Cubillo, respectivamente, el planteamiento que han hecho llegar al Gobierno es un buen punto de partida para alcanzar un acuerdo.

Hace ocho años, los sindicatos solicitaron un único vuelo de ida y otro de vuelta en las rutas cuyo medio alternativo de transporte público fuese igual o superase los 500 kilómetros de recorrido o un tiempo superior a cinco horas, además de garantizar una conexión en todas las rutas entre la Península y las islas, los vuelos interinsulares y los que conectan con Ceuta y Melilla. Sin embargo, Fomento, aludiendo a los servicios decretados con motivo de la anterior huelga general de 1994, ordenó que el mínimo fuese de un vuelo por destino y compañía. Esta medida acabó siendo rechazada por los tribunales años después ya que, según argumentó la Justicia, no se trataba de salvaguardar los intereses de las empresas, sino el interés general. Sobre lo que vaya a pasar el próximo miércoles y a la espera de que se fijen los servicios mínimos, el sindicato mayoritario de los pilotos (SEPLA) ha reiterado que no secundará la protesta.

Con vistas a la negociación que ahora se abre con Fomento, fuentes de los sindicatos han destacado que su objetivo es que los servicios mínimos "garanticen el derecho fundamental al transporte de los ciudadanos pero, a la vez, permitiendo también el derecho de huelga de los trabajadores del sector". Por su parte, el objetivo del Gobierno es que los "ciudadanos puedan conocer cuanto antes y con tiempo suficiente" los mínimos de los servicios afectados por la huelga para poder organizarse. De forma histórica, la respuesta de estos sectores y, en su caso, la paralización de los transportes son una clave para determinar el éxito o el fracaso de cualquier protesta, de ahí la importancia que tienen los servicios mínimos que se fijen para los aeropuertos, autobuses, metro y demás.

El plan de los sindicatos afecta al transporte de ámbito estatal, aunque cada comunidad autónoma negocia sus propios servicios mínimos. Según informan fuentes sindicales, en Cataluña los servicios mínimos se han cerrado con acuerdo y en Andalucía ya están muy cerca y coinciden, en general, con los que habría en un domingo o festivo. Mucho más alejadas están las posturas en Madrid, donde aún hay que negociar qué servicios se consideran indispensables para ese día. En Murcia la decisión ha sido rápida, pero se ha saldado sin acuerdo, con unos servicios mínimos que los sindicatos consideran abusivos.

Falta algo más de una semana para la huelga general. Los sindicatos apuran estos últimos días para movilizar a cuánta más gente mejor con el objetivo de presionar al Gobierno a que rectifique algunas de sus últimas medidas. Bien en materia de empleo, como la reforma laboral, o en lo referente a los recortes del gasto, léase rebaja de los sueldos de funcionarios o los cambios en las pensiones que están por llegar, las centrales consideran que "así, no" se saldrá con garantías de la crisis.

Por su parte, el Ejecutivo, que rotas sus buenas relaciones con los sindicatos se esfuerza en destacar que respeta el derecho a la protesta, confía en no encontrarse con una respuesta masiva por parte de los trabajadores a su política. Según reitera el Gobierno, las medidas eran inevitables y necesarias para superar los problemas del país y volver a crecer. Para ello, cree necesario que antes había que convencer a los mercados de que está comprometido en reducir el déficit y volver a unas finanzas saneadas, lo que explica la prioridad del ajuste del gasto frente a cualquier otro tipo de debate sobre medidas de impulso.

Hoy mismo, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha pedido que se pueda "conciliar" el derecho a la huelga con el derecho a la movilidad y al trabajo, y ha insistido en que la movilización convocada por los sindicatos no cambiará la reforma laboral.

Los sindicatos CC OO y UGT han entregado hoy en el Ministerio de Fomento su propuesta de servicios mínimos de transporte de cara a la huelga general del próximo 29 de septiembre, que no contempla la salida de ningún vuelo internacional, ni de ningún tren, salvo algunos de Cercanías. En concreto, para el transporte aéreo, la propuesta contempla que el 29 de septiembre no despegue vuelo internacional alguno. En tráfico nacional, se prevé un vuelo por trayecto entre la Península con las islas y Melilla, e interinsulares, así como un vuelo por trayecto entre los principales aeropuertos nacionales cuya distancia supere los 500 kilómetros. En cuanto al sector ferroviario, CC OO y UGT no contemplan la circulación de ningún tren de Renfe salvo alguno de Cercanías.AGENCIA ATLAS

La propuesta actual de los sindicatos y los servicios mínimos de 2002:

Los sindicatos argumentan que su propuesta es la misma que presentó en 2002 y que, años más tarde, recibió el visto bueno de la Justicia. Las negociaciones con el Ministerio empiezan mañana.

Transporte aéreo

- Lo que proponen los sindicatos: La petición prevé que el próximo día 29 no despegue ningún vuelo internacional y, en cuanto a las llegadas, solo se aceptan los que hayan despegado antes de la medianoche del día anterior. Los sobrevuelos previstos sobre España habrán de variar su plan de vuelo para evitar el espacio aéreo. En los vuelos domésticos, se fija uno por trayecto, contando con la ida y la vuelta, entre la península y las islas y Melilla, e interinsulares. En cuanto al resto, se permite un vuelo por trayecto entre los principales aeropuertos nacionales cuya distancia supere los 500 kilómetros.

- Lo que se pidió en 2002 y como quedaron los servicios mínimos: Los sindicatos, al igual que ahora, rechazaron los vuelos internacionales y propusieron un vuelo de ida y otro de vuelta con las islas y los interinsulares, Ceuta y Melilla y en las rutas cuyo medio alternativo de transporte público signifique un recorrido de 500 kilómetros o más, o un tiempo superior a cinco horas. Sin embargo, Fomento ordenó un vuelo de ida y vuelta por cada compañía aérea en las rutas cuyo medio alternativo de transporte público fuera equivalente a un recorrido de 500 kilómetros o más, o un tiempo superior a cinco horas'. También garantizó todas las rutas entre la Península y las islas, los vuelos interinsulares y con las ciudades autónomas, aunque al final aprobó un mínimo del 40%. En los internacionales, obligó a realizar un vuelo con cada país y por cada compañía. Los sindicatos recurrieron ante la Justicia la exigencia de que hubiese un vuelo por compañía, en vez de sólo uno por destino, argumentando el propósito del Gobierno de "no entrar en conflicto" con ninguna empresa. Dos años después de la huelga del 20 de junio, los tribunales le dieron la razón.

Transporte ferroviario

- Lo que proponen los sindicatos: UGT y CC OO no contemplan la circulación de ningún tren de AVE, Larga Distancia -incluidas las conexiones con los extranjeros-, Media Distancia o Mercancías y solo aceptan algunos de Cercanías, que no existen en todas las ciudades. En concreto, proponen un servicio cada treinta minutos en la hora punta de la mañana (entre 6.00 y 9.00 horas), y de un tren cada hora entre las 18.00 y las 21.00 horas. Entre las 9.00 y las 18.00 horas no se prevé la circulación de ningún tren.

- Lo que se pidió en 2002 y como quedaron los servicios mínimos: Los sindicatos sólo garantizaron el 25% de los trenes de cercanías en las horas punta de la mañana y la tarde (6.00 a 9.00, y 18.00 a 21.00), pero ningún servicio para el resto del día. Fomento, si bien al principio pretendía que circularan hasta el 50% de los cercanías en las horas punta y el 25% el resto del día, acabó aceptando la propuesta de las centrales. El departamento que dirigía Álvarez Cascos también cedió en el resto y no hubo trenes de larga distancia, AVE o mercancías.

- Transporte por carretera y mar

- Lo que proponen los sindicatos: Para el transporte público regular en autobús, los sindicatos piden que no se preste servicio en las líneas que coincidan con otros modos de transporte. En aquellos no coincidentes, proponen la circulación de entre uno y tres servicios de carácter estatal, en función de la relación entre ciudades de que se trate. La propuesta de CC OO y UGT también contempla unas relaciones mínimas de marina mercante, desde la Península con las islas y Melilla.

- Lo que se pidió en 2002 y como quedaron los servicios mínimos: Los sindicatos solicitaban que la conexión con transporte público por carretera se limitara a las ciudades entre las que no hubiera otro sistema de comunicación (tren o avión). Sin embargo, Fomento exigió un autocar en las líneas regulares con hasta cuatro viajes diarios; dos cuando normalmente hubiese entre cinco y siete trayectos de ida y vuelta, y tres cuando hubiera más de ocho

Lo más visto en...

Top 50