Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La demanda mundial de petróleo alcanzará un máximo histórico este año

El récord previo de petición de crudo fue en 2007, antes de la crisis financiera

La demanda mundial de petróleo alcanzará un máximo histórico este año, según ha afirmado hoy la Agencia Internacional de la Energía (AIE), revisando al alza sus estimaciones de consumo a medida que la economía global se recupera de la recesión. El organismo, con sede en París y que asesora a las economías industrializadas, calcula ahora que el consumo alcanzará un promedio de 86,60 millones de barriles diarios este año, frente a los 84,93 millones de 2009, cuando el sector registró un descenso en la demanda que no se había visto desde 1982.

El récord previo para la demanda mundial de petróleo fue de 86,5 millones de barriles diarios en 2007, antes de la crisis financiera y la desaceleración económica mundial que llevó a los productores de crudo a sufrir un año después la primera caída en la demanda en 25 años. "Hay muestras de que la demanda de petróleo está subiendo en América del Norte y el Pacífico, Asia y Oriente Próximo aunque el consumo en Europa aún parece débil", ha asegurado a Reuters David Fyfe, jefe de la división de industria petrolera y mercados de la AIE.

Pese a este repunte, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha decidido en su última reunión celebrada el pasado marzo mantener su nivel de producción, por lo que serán los productores no pertenecientes al cartel quienes sufragan la demanda adicional de crudo. Por este motivo, la AIE ha elevado su pronóstico para la producción de fuera de la OPEP para 2010 en 220.000 barriles al día, hasta unos 52 millones.

El informe ha alterado poco la cotización del barril en los mercados, donde los precios del petróleo operaban mayormente estables. El barril de petróleo Texas, de referencia en EE UU, para entrega en mayor se pagaba a 83,63 dólares, 71 centavos por debajo del cierre de ayer. La AIE apunta en ese apartado que los precios del crudo, que tocaron su nivel más alto de los últimos 18 meses la semana pasada en torno a los 87 dólares, se han situado por encima del rango de 60 a 80 dólares por barril que la OPEP y muchos países industrializados ven como ideal, tanto para productores como consumidores. Por ello, la agencia ha advertido de que los precios podrían obstaculizar el crecimiento económico mundial si se permite que suban demasiado.