Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Eurozona registra su peor cifra de desempleo en 12 años

El desempleo alcanza el 10%

Las cifras de desempleo en la Eurozona han vuelto a crecer en febrero. El paro alcanzó un 10%, el peor dato de los países del euro desde 1998. Después de tres trimestres estancado en el 9,9%, el mes pasado se registró una décima más que en enero, lo que supone un incremento del 1,2% en tasa interanual, según Eurostat. España se mantiene a la cola de los 16 países que componen la media, con una tasa de paro que alcanza el 19%.

Detrás del porcentaje se esconden más de 17 millones de personas que no tenían empleo en febrero. La cifra se eleva hasta los 23 millones en el total de los países de la Unión Europea, donde la media de desempleo llegó al 9,6% el mes pasado.

Entre los países de la UE, donde no ha habido ningún caso en que se hayan contraído las cifras de desempleo, las menores tasas de paro se registraron en Países Bajos (4%) y Austria (5%), mientras que por debajo, sólo Letonia superó a España con una tasa del 21,7%.

Por otro lado, entre febrero de 2009 y febrero de 2010, la tasa de paro masculina pasó del 8,5 por ciento al 10 por ciento en la eurozona y del 8,2 por ciento al 9,8 por ciento en la UE, mientras que el desempleo femenino aumentó del 9,2 por ciento al 10 por ciento en la eurozona y del 8,4 por ciento al 9,3 por ciento entre los Veintisiete. Asimismo, el desempleo juvenil pasó del 18,4 por ciento en 2009 al 20 por ciento en febrero de 2010, mientras que en el seno de la UE aumentó del 18,4 por ciento, al 20,6 por ciento.

Los jóvenes españoles salen peor parados

España volvió a situarse en febrero como el país de la UE con mayor desempleo entre los menores de 25 años, afectados ya por una tasa de paro del 40,7 por ciento, más del doble que la media de la zona euro. Asimismo, el paro masculino afectaba en febrero al 19 por ciento, la tasa más alta de la zona euro y la segunda mayor entre los Veintisiete, frente al 16,3 por ciento de hace doce meses, mientras que el paro femenino alcanzó el 18,9 por ciento, el peor dato de toda la UE, frente al 17,1 por ciento del año pasado.