Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El temor a perder el empleo reduce al mínimo el absentismo no justificado

Un informe de Randstad calcula que las faltas al trabajo sin razón aparente han caído un 90%. - El perfil es el de un varón menor de 30 años

El absentismo laboral injustificado se redujo un 90% en 2009 ante el temor de los empleados a perder su puesto de trabajo, motivo por el que han rebajado "al mínimo" sus ausencias del trabajo, según un informe de Randstad. De acuerdo con los datos del informe, en España se pierden anualmente más de 60 horas laborales por trabajador, lo que supone un gasto importante para las empresas, la Seguridad Social y las mutuas, así como un descenso en la productividad de las compañías españolas. Para Randstad, el coste del absentismo laboral es de unos 2.000 millones de euros anuales.

Sin embargo, en el último año, mientras las horas no trabajadas por vacaciones y festivos se mantienen en valores similares a los de la última década, han aparecido importantes causas estacionales para el absentismo. Dentro de ellas, el primer factor que aparece es el vinculado con los expedientes de regulación de empleo (ERE).

El número de horas no trabajadas por ERE se duplicó en 2008 con respecto a 2007, y en los nueve primeros meses de 2009 se han multiplicado por cuatro las horas perdidas por ERE respecto al total de 2008. Por su parte, los permisos remunerados (nacimientos, matrimonios, mudanzas, etc.) han aumentado ligeramente este año.

Perfil mayoritario

Según este informe, las mujeres presentan un nivel de absentismo inferior al de los varones, aunque lo superan cuando se etapa profesional se cruza con la maternidad (25 a 35 años). En general, Randstad concluye que el perfil mayoritario del absentista es el de un varón joven, menor de 30 años y con un perfil de baja cualificación, si bien la actual crisis ha hecho que el colectivo juvenil, uno de los más castigados por el desempleo, haya reducido "drásticamente" su absentismo.

El informe señala además que el absentismo laboral es mayor en el sector de la industria, que este año ha registrado más regulaciones de empleo que otros sectores, y en las empresas de mayor tamaño, donde el control de la jornada es menor.