Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El G-20 propondrá al FMI un impuesto sobre las transacciones financieras globales

El primer ministro británico ha insistido en encontrar una fórmula que "refleje la responsabilidad global del sistema financiero para con la sociedad"

Los ministros de Economía y Finanzas del G-20 han acordado hoy solicitar al Fondo Monetario Internacional (FMI) que estudie la posibilidad de introducir una tasa a las transacciones financieras internacionales. Durante una reunión en la localidad escocesa de Saint Andrews, los asistentes también se han puesto de acuerdo en mantener las medidas de estímulo fiscal en sus economías.

El primer ministro británico, Gordon Brown, ha propuesto en su intervención ante los responsables económicos del G-20 que se debata un "mejor contrato social" con los bancos para que estén mejor preparados ante futuras crisis. Entre las posibles medidas a adoptar, Brown ha citado la introducción de una tasa sobre las transacciones financieras internacionales. Este nuevo "contrato social", ha precisado el anfitrión del encuentro, podría adoptar también la forma de un fondo especial, un seguro de cobertura bancario o una reserva de capital de las instituciones.

Al inicio de la segunda y última jornada de la reunión de los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del G-20, Brown ha insistido en encontrar una fórmula que "refleje la responsabilidad global del sistema financiero para con la sociedad".

El premier británico ha señalado sin embargo que, cualquier iniciativa de este tipo, tendría que ser coordinada internacionalmente, aplicada en los centros financieros más importantes del mundo y no debería distorsionar el flujo de la economía, además de complementarse con las medidas de estabilidad financiera. El jefe del Gobierno británico ha subrayado que el Reino Unido no dará ninguno de esos pasos si no se hace a nivel global.

En cuanto a otro de los temas que centran la reunión en Escocia, se ha mostrado partidario de "mantener los estímulos fiscales hasta que la recuperación esté asegurada" al tiempo que habría que "coordinar una estrategia de salida". Brown ha abogó también por analizar, una vez atajada la crisis, medidas que garanticen un "crecimiento global sostenido".

Previamente, el ministro de Economía, Alistair Darling, había urgido a los ministros del G-20 a centrarse asimismo en un asunto clave de esta reunión, la financiación de la lucha contra el cambio climático en los países pobres. A este respecto, Brown ha incidido en que "es esencial avanzar para resolver los asuntos que dividen a las naciones".