_
_
_
_
_

La economía española modera su desplome al 4,1% en el tercer trimestre del año

El Banco de España constata que el deterioro del consumo sigue tirando a la baja del PIB, aunque el Plan E reduce al 0,4% la contracción intertrimestral

La contracción de la economía española se moderó siete décimas en el tercer trimestre en tasa intertrimestral, al registrar una caída del 0,4%, la menos pronunciada de todo el año, aunque descendió un 4,1% en tasa interanual, una décima menos que en el segundo trimestre, según el último boletín económico del Banco de España. Con este dato, el Producto Interior Bruto ha cerrado su sexto trimestre a la baja.

La entidad emisora explica que entre julio y septiembre se confirmó la tendencia de ralentización del ritmo de contracción de la actividad, en un entorno en el que prosiguió la "normalización de los mercados financieros" y en el que las condiciones macroeconómicas globales dieron "signos de estabilización". Lo que constata que, tal y como defiende el Gobierno, España ha dejado ya atrás lo peor del deterioro económico, aunque aún queda mucho por recuperar los niveles previos a la crisis en 2012.

Más información
Los precios frenan su caída en octubre cuatro décimas hasta el 0,6%

En este sentido, el organismo asegura que la evolución más favorable de la tasa intertrimestral del tercer trimestre está ligada, en parte, a las medidas públicas con efectos transitorios (como el Plan 2000E y el Fondo Local), aunque el PIB se moderó también en tasa interanual gracias al menor retroceso de la demanda nacional (-6,5%) y a la aportación positiva de la demanda exterior neta (2,7%).

El paro asusta a los hogares

Según el Banco de España, por el lado de la oferta, los indicadores más recientes apuntan a "cierta ralentización" del ritmo de disminución del producto en el tercer trimestre, así como a un menor retroceso en el empleo que, de acuerdo con las estimaciones realizadas, descendió un 7% en términos interanuales.

Así, la contracción en el gasto en consumo final de los hogares se prolongó, si bien los indicadores apuntan "de forma inequívoca" a una menor intensidad de la caída. Una "persistente debilidad" que atribuye, sobre todo, al deterioro del mercado de trabajo, el impacto negativo de la destrucción de empleo sobre los salarios y por la restricción crediticia.

Según el Banco de España, estos elementos han prevalecido sobre otros que están evolucionando de manera "más favorable", como la baja inflación, la moderación de los tipos de interés, el efecto positivo sobre la renta disponible de las transferencias netas de las administraciones públicas y el aumento de la riqueza disponible.

"Intenso aumento" de la tasa de ahorro

Así, la incertidumbre de los hogares sobre la evolución futura de sus rentas y del valor de su riqueza neta se tradujo en un "intenso" aumento de la tasa de ahorro, hasta el 17,5%, de su renta disponible, un máximo histórico. No obstante, el organismo presidido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, advierte de que empezará a caer a medio plazo.

En este sentido, rara 2010, cree que el aumento del IVA a partir de julio podría provocar la anticipación de cierto volumen de gasto en el primer semestre del año, aunque será contrarrestado en la segunda parte del año por el efecto contrario.

Según la entidad, la inversión en equipo siguió cayendo "intensamente" entre julio y septiembre, aunque probablemente no experimentó ningún deterioro adicional en términos interanuales. Por su parte, la inversión en construcción, se estabilizó en términos interanuales, aunque en cotas "muy negativas", gracias al repunte de la obra civil gracias al Fondo de Inversión Local.

Mejora de las exportaciones

Sobre los intercambios con el exterior, el Banco de España asegura que la última información disponible apunta a que en el tercer trimestre la aportación positiva de la demanda exterior neta al crecimiento del PIB habría continuado siendo elevada, aunque inferior a la del segundo trimestre y en línea con un contexto internacional menos desfavorable, que se refleja en el retorno a tasas positivas de crecimiento de los principales socios comerciales.

Así, tanto las exportaciones como las importaciones continuaron registrando "notables retrocesos" interanuales, aunque frenaron sus ritmos de descenso y mejoraron sus tasas intertrimestrales, ya que las primeras pasaron a positivo, mientras que las segundas se estabilizaron tras meses de fuertes caídas.

Por último, el Banco de España hace también una estimación del coste de la crisis y asegura que se situará en torno al 10% en las economías avanzadas. Así, superaría los 11 puntos del PIB en Estados Unidos, mientras que para el área euro sería del 12,1%, para el Reino Unido del 10,5% y para Japón del 8,2%. Para las economías emergentes estima que el coste será "notablemente menor

Un trabajador de la construcción, ante un cartel del Plan E situado en una obra de Madrid.
Un trabajador de la construcción, ante un cartel del Plan E situado en una obra de Madrid.ULY MARTÍN

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_