Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acoso contra Société Générale por el caso Kerviel se cobra la cabeza de su presidente

Bouton justifica su dimisión para frenar los ataques continuos contra su persona durante los últimos 15 meses

El presidente de Société Générale, Daniel Bouton, ha anunciado hoy su dimisión, para evitar que afecten a la entidad los ataques personales de que ha sido objeto tras el fraude gigante en enero de 2008 atribuido a uno de los operadores de mercado del banco francés, según ha explicado el propio Bouton.

"Los ataques repetidos de los que soy objeto personalmente en Francia desde hace 15 meses me afectan pero sobre todo corren el riesgo de perjudicar a un banco de 163.000 personas", ha afirmado en un comunicado, en el que defiende su estrategia desde que llegó a la presidencia, en 1997, aunque admite errores "como cualquier dirigente". A ese respecto, ha insistido en que "la estrategia adoptada ha permitido a Société Générale estar entre los mejores bancos de la zona euro".

"Los ataques de los que soy objeto desde hace 15 meses me afectan, pero sobre todo corren el riesgo de perjudicar a un banco de 163.000 personas"

De las pérdidas de 5.000 millones de euros a comienzos del pasado año de las que se responsabiliza al ex operador bursátil Jérome Kerviel, ha lamentado no haber convencido a la opinión pública de que "no se trató sino de un vulgar fraude cometido por un disimulador de gran talento que puso en riesgo decenas de miles de millones de euros", en una entrevista a Le Figaro.

En el lado de los silencios, no ha querido comentar las críticas recibidas de la clase política francesa -a la cabeza de las cuales las del presidente de la República, Nicolas Sarkozy- sobre su actuación en este fraude, pero sí las dirigidas al sistema bancario como responsable de la crisis actual, y las calificó de "mal-venidas".

"Viciados por un error conceptual"

Lo que sí ha admitido es que los dispositivos de medida del riesgo que han estado utilizando en su entidad, aunque eran "extremadamente sofisticados" estaban "viciados por un error conceptual: no integraban la hipótesis de una crisis de liquidez a gran escala como la que hemos vivido".

En este punto, ha reconocido haber cometido "un error" al no haber rechazado un plan de opciones sobre acciones ("stock options") para los dirigentes del banco, que tuvo que ser retirado al producirse una reacción contraria en la opinión pública. Precisamente, respecto a las polémicas sobre la remuneración de los directivos de empresas de los últimos tiempos, ha lamentado que se esté produciendo "una caza a los símbolos".

El nuevo presidente de Société Générale debe ser elegido por su consejo de administración el próximo día 6 y la cuestión es si el director general nombrado en mayo de 2008, Frédéric Oudea, asumirá esas funciones. Bouton, de 59 años, destacó que Oudea ha demostrado ser "un director general de gran calidad. Por eso estoy seguro de que puedo irme dejando Société Générale en buenas manos".